Ciencias Alternas

Ángeles y astrología

Los ángeles tienen roles y características, se les relaciona con cada uno de los signos zodiacales

Moisés Matamoros Muñoz

La astrología es una ciencia por la que se hacen predicciones basadas en la observación de los astros: sol, luna, planetas, estrellas. La astrología nace como una respuesta ante la necesidad de dar razón a acontecimientos naturales de acuerdo al orden de las estaciones del año: saber cuándo llovería o haría calor, cuándo florecerían ciertas plantas, etc. De aquí surge la necesidad de tener nociones que pudieran dar una antesala a lo que iba a suceder.

Nuestros antepasados observaron situaciones repetitivas entre lo que ocurría en los llamados ciclos lunares, pues era notorio su cambio; de este modo, se buscaba entrelazar la relación de las estrellas y los movimientos planetarios. Se trazaron ángulos de acuerdo al movimiento alrededor del sol.

Se dice que el padre de la astrología fue un hombre llamado Hermes Trismegisto, maestro y líder en la Atlántida y luego en Egipto, después del diluvio. Se dice era nieto de Adán, y a él se le atribuye la frase “así como es arriba, es abajo”.

Muchas civilizaciones han contribuido al desarrollo de la astrología, entre ellos los babilonios, egipcios, indios, árabes y griegos. Sin embargo, la Kabbalah ofrece un camino amplio sobre este conocimiento. El Séfer Yetsirá o Libro de la Formación, escrito hace aproximadamente cuatro mil años por Avraham el Patriarca, fue el primero en revelar información sobre las estrellas, los planetas y el modo en el que estos nos afectan. También habla del ADN no solo del universo, sino del alma; según Avraham, este ADN del alma nos pone en el camino que más nos ayuda a transformar nuestro “deseo de recibir” en “deseo de compartir” y a alcanzar plenitud en esta vida. La posición de los planetas y las estrellas en un momento y lugar de nacimiento determinado, nuestra carta astrológica, puede darnos gran conocimiento sobre nuestro ADN espiritual.

El calendario cabalístico es lunisolar, es decir, los meses están basados en ciclos lunares y los años en ciclos solares, cada mes se corresponde con uno de los 12 signos del Zodiaco. Y aunque la astrología cabalística y la astrología convencional (la más común en la sociedad) compartan los nombres de los signos zodiacales, hasta ahí llegan las características comunes. La astrología convencional nos dirá que nuestra personalidad y nuestra vida están predeterminadas por la posición de los planetas y las estrellas; la astrología cabalística nos dice algo completamente diferente.

El Rav Berg dijo: “Todo lo que está escrito en las estrellas puede ser modificado”. La Kabbalah enseña que las elecciones que hicimos en vidas pasadas determinaron el punto de inicio de esta vida, y nuestras elecciones en esta vida determinarán el punto final. Por lo tanto, podemos tomar decisiones y nuestro destino está en nuestras manos. Venimos a esta vida para corregir los errores que cometimos en las vidas pasadas y nuestra alma elige el momento exacto que nos ofrece la mejor oportunidad para: alcanzar algo llamado tikún (o corrección espiritual), tomar decisiones diferentes y superar las limitaciones que previamente impidieron el crecimiento de nuestra alma. Así pues, la astrología cabalística dice que nuestras vidas no son determinadas por la posición de los planetas, sino que la posición de los planetas es determinada por nuestras vidas.

Tikún es una palabra hebrea que significa corrección o reparación de nuestra alma. El concepto del tikún revela el tipo de decisiones que tomamos en vidas pasadas y las que deberíamos tomar en esta vida.

Al entender nuestro tikún personal podemos:

  • Identificar nuestras debilidades del pasado.
  • Reconocer el equipaje que traemos de vidas previas.
  • Evitar los obstáculos y desvíos que retrasan nuestro progreso hacia la Luz.
  • Sobreponernos a nuestros miedos más profundos.
  • Lograr ser “todo lo que podemos llegar a ser” en el sentido más profundo.

Si no tomamos en cuenta nuestro punto de corrección estamos condenados a ser empujados y arrastrados por la vida de un lado a otro según las posiciones de nuestras estrellas. Nuestro tikún nos muestra el camino, el trabajo que necesitamos hacer con nosotros mismos.

Cada signo astrológico tiene sus propios atributos positivos y negativos. Por ende, los signos bajo cuya influencia nacimos son como un mapa que nos muestra tanto nuestras fortalezas como las cosas que vinimos a corregir. Cuando entendemos esto, vemos que no hay aspectos “malos” en nuestra carta astrológica, solo oportunidades diferentes. La astrología cabalística nos permite estar conscientes de estas oportunidades, lo cual hace que sea más fácil que logremos nuestra corrección, borremos la negatividad que creamos en el pasado y, en esencia, nos convirtamos en la causa de nuestra propia plenitud.

Así como cada persona tiene una carta natal astrológica, a todos nosotros se nos han asignado ángeles guardianes. Son ángeles personales que están con nosotros desde antes de nacer y a lo largo de nuestra vida, estarán siempre con nosotros. Los ángeles guardianes no son miembros de nuestra familia que hayan fallecido, son seres celestiales carentes de ego que están cumpliendo la voluntad de Dios.

Los ángeles guardianes dan amor, apoyo, guía. Hacen su mayor esfuerzo para proteger, siempre y cuando se les permita que esto suceda. Todos los seres celestiales, maestros, guías, etc., respetan el libre albedrío de los seres humanos, de modo que los ángeles no imponen su guía, solo están esperando que se les pida y se les permita actuar. Los ángeles son seres ilimitados que trabajan con todas las personas que los invocan, no hay restricciones para pedirles ni para conectar con ellos o activar la energía de ayuda que ofrecen.

Los ángeles tienen roles y características, se les relaciona con cada uno de los signos zodiacales. Sin embargo, cada persona está con el derecho de solicitar la ayuda de todos y cada uno de los ángeles de Dios.

A continuación se desglosa la mención de los 12 signos zodiacales con el arcángel que se asocia, sin embargo se reitera, todos estamos en posibilidad de acudir a todos nuestros ángeles siempre y cuando lo hagamos con fe y permitamos su obrar en nosotros:

  • Aries, arcángel Ariel
  • Tauro, arcángel Chamuel
  • Géminis, arcángel Zadquiel
  • Cáncer, arcángel Gabriel
  • Leo, arcángel Raziel
  • Virgo, arcángel Metatrón
  • Libra, arcángel Jofiel
  • Escorpio, arcángel Jeremiel
  • Sagitario, arcángel Raguel
  • Capricornio, arcángel Azrael
  • Acuario, arcángel Uriel
  • Piscis, arcángel Sandalfón

“Cada estrella es perfecta, pues su luz se suma a la de todas las demás, creando un cielo hermoso, brillante, sostenido para la fuerza invisible del más puro amor, todos hacemos juntos ese cielo único” (Tania Karam)

Instagram y Twitter: moises.matamoros

Países que nos están viendo