Ciencias Alternas

El mes de Cáncer y el Arcángel Gabriel

El mes de Cáncer puede ser un periodo de recibir la totalidad del año que ha transcurrido, y con ello, todas las bendiciones de salud, prosperidad, felicidad, amor verdadero y unión con lo Divino

Dr. Moisés Matamoros Muñoz

Tamuz es el único mes regido por la Luna, que en Kabbalah representa el principio femenino del universo. La Luna se asocia con Maljut, el mundo físico de la manifestación y determinación, de duda y limitación, su símbolo es el cangrejo. El Zóhar nos enseña que los tres meses más negativos del año son Tamuz (Cáncer), Av (Leo) y Tévet (Capricornio), en la astrología kabbalística el término “negativo” se refiere a juicio, durante estos meses el juicio es más directo, hay menos misericordia, menos causa y efecto y menos tiempo entre las acciones y sus consecuencias.

La influencia de la Luna se magnifica aún más porque Cáncer es un signo de agua, y todos sabemos que la gravedad es responsable de las mareas de los océanos. La Luna es símbolo de la variabilidad, cada noche nos muestra una cara diferente, los sentimientos de inestabilidad, incertidumbre e inseguridad no nos sorprenden. Tampoco deben sorprendernos sus intentos de recuperar seguridad y estabilidad, buscando tranquilidad en las comodidades materiales.

Los cancerianos son como niños de padres impredecibles e inconsecuentes; estos niños compensan su falta de seguridad volviéndose muy cautos, aprensivos y codiciosos. Como su símbolo, el cangrejo, los cancerianos pueden crearse un caparazón de objetos materiales para protegerse de un mundo caprichoso e incierto.

El secreto que aquí se insinúa es que el mes de Cáncer es la vasija de los dos meses previos, e incluso de los siete meses anteriores. Al igual que en un plato, la recompensa del año descansa en el mes de Cáncer, a la espera de ser disfrutada como una suculenta comida. Este mes nos ofrece una recompensa de energía positiva que hemos ganado en los meses anteriores. Quizás ahora entendamos por qué la fuerza completa de la Luna deposita sobre nosotros toda su influencia. Sin embargo, si queremos que la elegante mariposa se pose en nuestra mano, no podemos alcanzarla con el puño cerrado. Nuestro secreto para formar parte de las recompensas disponibles en este mes es tener la mano abierta. Una mano abierta nos libera para que compartamos con otras personas, y para que tomemos las manos de quienes necesitan ayuda. Así, nuestra abundancia y belleza puede posarse exactamente donde pertenece.

En la historia, fue en este mes (el 17 del mes de Cáncer) que Moshé descendió del monte y nos dio el regalo de la Torá. Moshé trajo al mundo inmortalidad y plena libertad del caos; esta es la energía colosal y emocionante que está disponible ahora. ¿Pero qué ocurrió en el resto del relato? ¿Qué sucedió después de que Moshé descendiera del monte? El polo negativo de la bombilla aún no estaba consolidado y no era lo suficientemente fuerte para manejar la energía. Las personas estaban recibiendo con los puños cerrados. No podían recibir lo que se les estaba entregando.

Pero cada año, se nos concede la oportunidad de corregir la historia y acoger lo bueno con las manos y el corazón abiertos. De esta forma, el mes de Cáncer puede ser un periodo de recibir la totalidad del año que ha transcurrido, y con ello, todas las bendiciones de salud, prosperidad, felicidad, amor verdadero y unión con lo Divino. Si tan solo estamos dispuestos a abrir las manos un poco, sin miedo a compartir lo que tenemos, y soltamos un poco, nuestras bendiciones flotarán hacia nosotros.

Las personas del signo Cáncer son altamente intuitivas y sensibles. Ellos son la vasija del año y personifican las características del cuerpo celeste que los rige, la Luna. Lo reciben todo, por decirlo de alguna manera, y debido a esto, observan con detenimiento cada movimiento o gesto, buscando incansablemente indicios de cambio o problemas en su entorno. Esta sensibilidad por sí mismos y por el mundo que les rodea puede crear la necesidad de refugio.

Los cancerianos suelen ser hogareños como un remedio ante la cantidad de emociones que reciben diariamente. El hogar para una persona de este signo es la forma en la que pueden sobrevivir a su aparente infinita “política de puertas abiertas” al mundo. Como resultado, el canceriano cree que no tiene otra opción más que detener el flujo de energía y crear una desconexión de él. Esto nos lleva a la mascota de este mes, el cangrejo.

La característica más resaltante del cangrejo es que camina de lado. Caminar de lado no es fluir, sino más bien es un método de traslado de “detenerse e iniciar de nuevo”. Esta forma deliberada de desacelerar el proceso es a menudo la única manera que tienen los cancerianos de lidiar con la arremetida de energía que reciben, no solo durante treinta días del año, sino cada día de sus vidas. No obstante, cerrarnos a la energía no es una solución a largo plazo. Es durante este mes que la necesidad de compartir con nuestro prójimo y mostrarle amor y dignidad humana se hace más esencial que en cualquier otro mes. Crear ese espacio para albergar esta energía es de suma importancia si deseamos hacer de este mes un tiempo de bendiciones y positividad, en lugar de cualquier cosa conectada con el potencial opuesto del mes de Cáncer.

Justo ante tantísima energía por trabajar y compartir llega la asistencia de manera especial del Arcángel Gabriel. Su nombre significa “Dios es mi fortaleza”, “la fuerza de Dios” u “hombre de Dios”.

El Arcángel Gabriel casi siempre es representado en su papel de mensajero, por haber sido el portador de la noticia de la Encarnación. Su imagen representa pureza y la anuncia por medio de su vestimenta blanca, uno o varios lirios en las manos, y su aspecto andrógino y delicado. Cuando su ropa es blanca, comunica transparencia y limpieza de espíritu, cualidades importantes a la hora de comunicarse a nivel espiritual. Ambas representan comunicación impecable mediante el espíritu.

En algunas ocasiones es representado con una trompeta. Se dice que el Arcángel Gabriel tocará la trompeta el día del Juicio Final para despertar las almas que estén dormidas. A veces este papel se le asigna también al Arcángel Miguel, pero en el arte y la literatura el encargado de tocar la trompeta es casi siempre el Arcángel Gabriel.

Se dice que el Arcángel Gabriel inspira a los artistas, cantantes, bailarines, poetas, escritores y todo tipo de creadores por ser personas que cultivan la pureza. Por eso se le representa muchas veces con un pergamino o una pluma en la mano. El Arcángel Gabriel les imparte la habilidad para la comunicación.

Al Arcángel Gabriel se le identifica con los medios de comunicación por su papel de mensajero en las escrituras. Aunque el ser humano mantiene su libre albedrío a la hora de decidir lo que comunicará y cómo, el Arcángel Gabriel se encarga de guiarlo en la comunicación ética y en la responsabilidad ante sus semejantes.

Por su papel como mensajero del nacimiento del Hijo de Dios a la Virgen María, al Arcángel Gabriel se le asocia con los recién nacidos y los niños. Su labor es instruir a las almas durante la gestación, para que puedan aceptar su cuerpo como el instrumento que las ayudará a llevar a cabo su papel en la Tierra. Las instruye también a no olvidar que, sobre todo, son almas, y que esa es su verdadera esencia.

La mayor lección del Arcángel Gabriel a las almas que llegan al mundo es recordarles que crearán su destino a través de sus pensamientos. Al momento del nacimiento, acompaña a las madres en la sala de parto para ayudar a los ángeles guardianes a recibir a las nuevas almas e iniciarlas en sus primeros momentos en el mundo.

El Arcángel Gabriel representa ante todo la pureza. Guía las emociones y sentimientos puros que llevan al ser humano a la bondad y el amor divino. Intercede y aboga por que los seres humanos puedan mantener o recuperar la inocencia, pureza y alegría que tuvieron durante sus primeros años de vida. A la hora de la muerte, cuando el alma deja atrás su coraza en la Tierra y vuelve a su estado original, ahí está también San Gabriel para indicarle el camino. Desde el principio hasta el final, el Arcángel de la Pureza guía al ser humano hacia el amor de Dios.

@moises.matamoros

Acerca del autor

editorial

Países que nos están viendo

ALIANZAS