Ciencias Alternas

La energía de los números y los mensajes de nuestros Ángeles / I

Los números dicen mucho, y dentro de un número hay posibilidades infinitas de adentrarnos en sus interpretaciones

Dr. Moisés Matamoros Muñoz

Nuestros guías se pueden comunicar con nosotros de diferentes maneras, no hay límites, pues vienen de la Luz, y como tal, solo hay expansión y compartir. Una de las muchas formas de esta conexión espiritual es a través de la llamada “numerología”, que bien se ha dicho, es el estudio de los números desde un punto de vista espiritual, adivinatorio, mágico, esotérico, entre otros.

Hablar de números igualmente es hablar de un panorama amplio, pues no se puede reducir a una sola postura. Los números dicen mucho, y dentro de un número hay posibilidades infinitas de adentrarnos en sus interpretaciones. En esta ocasión bastará con dar un panorama general y vincular la forma en la que los números nos quieren dar a conocer mensajes angelicales.

La numerología pitagórica se basa en que existe un orden en todas las cosas y seres del Universo, y en que estamos regidos por la vibración que nos acompaña desde nuestro nacimiento. Pitágoras de Samos, filósofo y matemático griego (582–507 a. C.), afirmaba que “todo es matemáticas”, de esta expresión parte el concepto que cada uno de nosotros tiene en la esencia de la fecha de nacimiento: esencia (número del alma), máscara (ego), niñez, adolescencia, mandato familiar, camino de vida, mirada del padre y de la madre, relaciones de pareja, relaciones sociales, formas de encarar las dificultades, mirada que le damos al mundo, talentos y sombras.

Pitágoras afirmó que “todo lo que existe en el Universo es matemáticamente preciso, cada número tiene una vibración, significado y virtud propios”. Platón escribió que todo lo que hay en el Universo tiene como base figuras geométricas básicas derivadas de los números. El Zóhar habla del poder de las vibraciones de los números y las letras. Podemos decir entonces que la Numerología es una ciencia sagrada, que conserva su magia desde épocas antiguas hasta ahora. Todos los alquimistas tienen el suficiente poder para manifestar nuestros verdaderos deseos a través de la magia Divina.

Nuestros Ángeles estarán de continuo manifiesto expresando mensajes a través de este lenguaje, y lo podemos ver en placas de autos, en el reloj, en los tickets de compra, etc. Toda posibilidad numérica repetitiva lleva consigo un mensaje personal e importante, ya sea por el número en sí mismo, o por la suma que refleja la secuencia. Se les llama números maestros a aquellos que aparecen iguales como 11, 111, 22, 222, 33, 333, etc. Un número “no maestro” puede hablarnos al sumar el total de sus componentes, tal como una fecha de nacimiento: 24-02-1984= 2+4+0+2+1+9+8+4= 30, y así 3+0= 3. Aquí un pequeño esbozo de lo que nos quieren decir los números:

  • 0: el número cero es el Alfa (principio) y Omega (el más alto) no hay principio ni fin, todo es infinito. En la antigüedad proclamaban que la “fuerza de Dios” es un círculo cuyo centro está en todas partes y su circunferencia en ninguna parte. Es el número de la fuerza de Dios y de las Energías Universales y refuerza, amplifica y magnifica las vibraciones de los números con los que aparece (es como tener una lupa consigo mismo, nos ayuda a ampliar la visión de las cosas, o es el mensaje que requerimos escuchar: atención y ver con más detalle). Es el símbolo de la “nada” y denota la libertad de las limitaciones en este mundo material. 0 es el número de Plutón; regla Escorpio. El 0 representa todo lo que era antes de la creación, el poder de Dios en todos nosotros. En el Tarot es la carta del Loco.
  • 1: el número uno resuena con la Unidad, el 1, el Todo, con las vibraciones y atributos de los nuevos comienzos, la creación, la independencia, la singularidad, la motivación, el esfuerzo hacia delante y el progreso, la ambición y la fuerza de voluntad, la positividad. También resuena con las energías de autoliderazgo, de ser pioneros, la energía bruta, la fuerza, la asertividad, la iniciativa, el instinto y la intuición. Lleva las energías de los atributos masculinos, organización, logro, éxito y autosuficiencia. Resuena con inspiración, logro, gloria, felicidad, fama, realización y omnisciencia para hacer el bien desde el concepto de que “todos somos uno, estamos conectados hacia un solo fin”. En el Tarot es la carga del Mago.
  • 2: el número dos nos refiere a energías de diplomacia, amistad, colaboración y pareja. Invita a la fe, aunque las manifestaciones aún no se vean, pero dan pauta a un camino de cooperación, decisión y equilibrio. El número 2 se relaciona con perseguir el propósito de tu vida y la misión de tu alma. El número 2 significa dualidad – positivo/negativo, masculino/femenino, día/noche, negro/blanco, yin/yang; es el principio de unirse con otro, porque todos venimos de un sistema donde hay un padre y una madre; sin juzgar tal origen, es la realidad de todos, por lo tanto, el 2 debe trabajarse constantemente, ya que independientemente de nuestro sexo o preferencia sexual, somos, venimos y vamos hacia una Fuente que es plenitud de ambas caras de la moneda. En el Tarot es la carta de la Sacerdotisa.
  • 3: el número tres es de los Maestros Ascendidos, quienes resuenan con energía de inspiración y creatividad, el habla y la comunicación, la imaginación y la inteligencia. Es número de alta frecuencia principalmente con Jesús Maestro, y con otras energías de Luz que nos ayudan a enfocarnos en la chispa Divina que habita en cada uno de nosotros. El 3 es una energía de forma libre que no funciona bien con estructuras, planes o rutinas. El tres refleja un canal abierto con ideas espirituales e inspiración para vivir la vida. El 3 es el creador, no el trabajador. El 3 es fácilmente herido emocionalmente, no le gusta la confrontación y puede atraer a socios dominantes. En el Tarot es la carta de la Emperatriz.
  • 4: el número cuatro resuena con las vibraciones y energías de practicidad, organización y exactitud, servicio, paciencia, devoción, aplicación, pragmatismo, patriotismo, dignidad, confianza, valor, resistencia, lealtad, dominio, construcción de bases sólidas, conservadurismo, determinación, producción y trabajo duro. También se relaciona con la alta moral, los valores tradicionales, la honestidad y la integridad, la sabiduría interior, la seguridad, el autocontrol, la lealtad, la conciencia, la realidad y los valores realistas, la estabilidad y la capacidad. Vibra con los atributos de progreso, gestión, justicia, seriedad, disciplina, sistema y orden, mantenimiento. Es el número por excelencia de los Ángeles, que nos dan guía en todo momento y en toda circunstancia, por eso 4 puntos cardinales y 4 extremidades que nos permiten operar en el mundo físico. La vibración 4 necesita armonía disciplinada, confiabilidad y responsabilidad en sus vidas manteniendo el orden, el sistema y la rutina para hacer realidad sus sueños. Esta vibración tiene que ver con la energía, la armonía y la cooperación y es la “puerta a la iluminación” o “iniciación”. En el tarot es la carta del Emperador.

En el artículo de la próxima semana hablaremos sobre la energía de los números 5, 6, 7, 8 y 9. Teniendo en cuenta que el camino del autoconocimiento está plagado de señales, herramientas de las más diversas formas, atajos, entretenimientos y también distracciones. Todo ello vuelve el viaje tan fascinante. Así que el aporte de esta primera parte de la reflexión puede ser encaminado a ver los números como algo más que simples signos convencionales para comunicar hechos, ideas o cantidades. Son signos sagrados que revelan a la humanidad lo que creemos manifiesto aún está encerrado u oculto en la mente. Todo es cuestión de fe, todo es cuestión de creer.

“Los mensajes y las señales siempre encuentran su camino a tu vida. El Creador te habla en todo lo que escuchas y ves. La Luz te está susurrando tu siguiente paso en las conversaciones que de casualidad escuchas en la calle, en un número repetido, en el consejo de un amigo, o incluso en un hermoso animal que te encuentres en el camino. Mantente abierto a recibir tus respuestas de cualquier fuente, dado que todo y todos somos parte del Creador, y ese mensaje se te envió por una razón”.

Karen Berg, directora del Centro Internacional de Kabbalah

Facebook, Instagram y Twitter: moises.matamoros

Acerca del autor

Hugo Martínez

Diseño Gráfico

Países que nos están viendo