Comercio y Negocios

Cirugía plástica, opción accesible para mejorar la imagen: José de Jesús Sashida Key

La profesión de cirujano plástico no es difícil, pero requiere preparación porque la medicina al igual que todas las ciencias ha avanzado a pasos agigantados, es una carrera muy bonita que ofrece grandes satisfacciones al mejorar la imagen de las personas.»

Así describe el doctor José de Jesús Sashida Key su trabajo al que se ha dedicado por más de 20 años y del cual expresa a Protocolo que en los últimos tiempos ha dejado de ser sólo parte de un círculo selecto.

Respecto de la ética que debe guardar un médico y sobre todo un cirujano plástico al no revelar el nombre de sus pacientes, comentó que no sólo en intervenciones de este tipo las personas prefieren guardar el anonimato.

«Existen muchas personas a las que no les gusta se revele que se hicieron alguna cirugía ya sea estética o de cualquier otro tipo, sin embargo otras lo dan a conocer de manera muy natural, todo depende de cada quien.»

Cuestionado sobre los servicios que en mayor medida le solicitan sus pacientes, afirmó que principalmente son las cirugías faciales y nasales, aumento de busto, liposucciones y lipoescultura, operaciones de los párpados y el servicio de acrílico para relleno de surcos perilabiales.

Con relación a los costos de operaciones de este tipo sostuvo que son muy variados, ya que por ejemplo una rinoplastia (cirugía nasal) puede ubicarse en un parámetro que va desde 10 mil hasta 100 mil pesos.

El doctor Sashida, quien cuenta con una amplia experiencia en la materia, realizó un posgrado en el Hospital Shriners en la Unidad de Quemados de Galveston, Texas, y también recibió el Certificado del Consejo Mexicano de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva que agrupa a cerca de 900 especialistas en el ramo.

Finalmente recomendó a aquellas personas que deseen realizarse una operación estética que lo hagan con personal calificado y reconocido por la Sociedad de Cirujanos Plásticos de México para asegurarse que se encuentran en buenas manos.

Países que nos están viendo