Comercio y Negocios

La historia de Honda

Todo inició con una mujer probando un prototipo de motocicleta

Revista Protocolo

Desde sus inicios, Honda ha sido una compañía práctica y visionaria, cuyo objetivo es ofrecer soluciones a los problemas cotidianos de la gente común y, algo poco conocido de la empresa, es que su historia comenzó cuando una mujer probó el primer prototipo de motocicleta de la firma.

Así, Sachi Honda, la mujer que acompañó al fundador de la compañía desde los inicios, se convirtió en piloto de pruebas de los primeros prototipos del motor auxiliar para bicicletas que daría lugar a la Honda A-Type, el primer producto que llevó el nombre de la marca.

Esto no era algo común en tiempos de posguerra en Japón, y los rumores no tardaron en levantarse por toda la ciudad. Una bicicleta que funcionaba como una moto, ¡y conducida por una mujer! Poco después, el motor auxiliar para bicicletas conocido localmente como “pon-pon”, se convertiría en un éxito de ventas.

Rumbo al éxito

Tras los primeros éxitos de la Honda A-Type, la compañía inició una etapa que sería clave para su desarrollo. En 1950, Takeo Fujisawa llegó a la marca como segundo socio, convirtiéndose en director ejecutivo, vendedor y gestor financiero, lo que permitió que Soichiro se dedicara a ser el inventor y creador.

Fujisawa puso fin al desequilibrio que existía entre la capacidad de producción de la compañía y su capacidad de venta, solucionando así la débil posición de la marca en el mercado, e inició la primera estrategia de mercadotecnia de Honda con una novedosa campaña de correo directo. Se enviaron cartas a toda la red de tiendas de bicicletas de Japón para promocionar el Cub F-Type, el último motor auxiliar para bicicletas que fabricaría la compañía antes de lanzarse al mundo de las motos.

Como parte de la campaña, se organizó también un desfile durante el Festival de la Motocicleta de Tokio, en verano de 1952. Una compañía de baile muy popular en ese entonces se ocupó del desfile a bordo de las bicicletas, que ocupó la calle principal de Ginza, en Tokio.

El éxito fue inmediato: la Cub F-Type pasó a ser conocida como la bicicleta que podían conducir tanto hombres como mujeres. Y las ventas, obviamente, se dispararon.

Tan solo un año más tarde, y tras rebautizarse con el actual nombre de Honda Motor, la compañía lanzó la D-Type, que se ganó el sobrenombre de Dream, desde entonces característico de los modelos Honda. Poco después, en 1952, ya con sólidas ventas de la Cub F-Type y la Dream E-Type (la primera moto de cuatro tiempos de la marca), Soichiro se embarcó hacia Estados Unidos con la idea de hacer de la compañía un referente mundial.

Países que nos están viendo