Comercio y Negocios

¿Qué hacer con esas molestas llamadas para ofrecer tarjetas, créditos y otros servicios?

Aparente uso ilegal de bases de datos para ofertar todo tipo de servicios. Anonimato, principal ventaja para incomodar o molestar al usuario e impedir la denuncia. Hasta 7 mil reportes en 10 días por sus malas prácticas recibió el Consejo Ciudadano

Revista Protocolo

Mal uso de bases de datos; llamadas demasiado temprano o tarde; ofertas de servicios nunca solicitados; insistencia en venta de productos por días, a pesar de haber expresado abiertamente el rechazo a las mismas; hasta amenazas y malos modos, siguen siendo las principales malas prácticas de los call centers de servicios que afectan a un creciente número de ciudadanos.

Aproximadamente, el 20 por ciento de los 30 mil 500 reportes que ha recibido el Consejo Ciudadano al 5533 5533 en los primeros diez días de este este mes, es decir, siete mil, se refieren a malas prácticas de centros de contacto, que se escudan en el anonimato para evitar denuncias y sanciones respecto al temor y molestia que pueden llegar a generar en los ciudadanos.

Como ejemplo de cómo operan, el número 55 5001 6500, que cuenta con 24 reportes este año, ofreció servicios de una compañía de gas natural, una universidad y una empresa de tecnología, pero además de presuntos premios por usar la tarjeta de crédito, Visa o Mastercard.

En la mayoría de las modalidades piden datos de tarjetas de crédito, pero en la última, del presunto premio ganado, citan a personas en hoteles u oficinas virtuales que rentan por unos días, al llegar les piden identificación, datos personales y los de sus tarjetas, dándose posteriormente el delito de robo de identidad. Comúnmente ofrecen ventas de servicios para acceder al premio.

Las razones sociales de las empresas no son ciertas y al moverse del hotel u oficina no hay dirección en la cual ubicarlos, lo que dificulta a la autoridad su persecución.

El número 55 5001 6500, que cuenta con sede en Tlalnepantla, Estado de México, puede ser considerado un servicio de call center tercerizado, que ofrece servicios a grandes compañías y habla en nombre de ellas sin identificarse realmente, por lo que se dificulta su ubicación para una sanción.

El principal temor de los ciudadanos ante estas llamadas es que la empresa ya cuenta con sus datos personales como nombre, dirección, banco o compañía telefónica del que es cliente, sin que él los hubiera proporcionado directamente. Así como que en ocasiones las llamadas se vuelven acoso por su número e intensidad, que incluso puede llegar a amenazas.

Esta violación a la privacidad de los ciudadanos puede tener tres orígenes: la venta de bases de datos de forma ilegal; el uso cruzado e ilegal de las bases que se entregan a los call centers tercerizados, por ejemplo, si están contratados por un banco y una empresa de gas pueden hacer llamados a ambas para ofrecer los dos servicios, lo que es ilegal; y que el ciudadano haya autorizado sin darse cuenta el uso de sus datos personales al firmar contratos de servicios.

Para reducir este tipo de prácticas es fundamental sancionarlas, ya que violan, entre otras, la Ley Federal de Protección al Consumidor.

Para este fin, el Consejo Ciudadano recomienda aplicar el artículo 16 de la citada ley que permite solicitar a las empresas involucradas la información con la que cuenten de su persona, la que hayan compartido con terceros y la identidad de esos terceros, así como las recomendaciones que hayan efectuado al respecto.

Las empresas están obligadas a responder a la petición, que debe hacerse por escrito, y atender las correcciones que el ciudadano considere, por ejemplo, la negativa expresa a recibir promociones telefónicas. En caso de que las empresas no cumplan estos requerimientos, el ciudadano puede acudir a la Procuraduría Federal del Consumidor para que sean sancionados.

De igual forma, es importante verificar siempre contratos firmados y expresar la negativa al uso de sus datos personales para fines distintos a los del servicio, así como a recibir publicidad de cualquier tipo.

Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin