Cultura

Aprueba la UNESCO protección a la diversidad cultural

La 33 Conferencia General de la UNESCO aprobó el 20 de octubre en París, la Convención sobre la Diversidad Cultural, destinada a proteger los bienes culturales y evitar que éstos sean tratados como una mercancía. Se trata de una de las iniciativas en defensa de la cultura más importantes en los últimos años.

El documento, en uno de sus 35 artículos, el 20, establece la no supeditación de este nuevo instrumento jurídico internacional a ningún otro, incluyendo los acuerdos comerciales. Éste es uno de los puntos más denostados por Estados Unidos, país que junto con Israel se opuso al acuerdo, mientras que 148 estados dieron su voto a favor, en tanto que Honduras, Nicaragua, Liberia y Australia se abstuvieron.

Jaime Nualart, secretario técnico del Conaculta y presidente de la Comisión de Cultura de la conferencia de la UNESCO, expresó que México en su voto señaló que su interpretación de la convención es que no afectará los tratados suscritos por otros países en cualquier materia, sino que se aplicará «en armonía» con ellos sin subordinación hacia ninguno, ni de éstos a él.

Para entrar en operación, la convención requiere ahora ser ratificada por 30 de los estados que la firmaron. Las premisas de base del Convenio alcanzado ayer remarcan «la importancia de los conocimientos tradicionales como fuente de riqueza material e inmaterial», la necesidad de garantizar su protección y promoción, la importancia de la cultura en la cohesión social y «las posibilidades que encierra para mejorar la condición de la mujer».

A finales de 2003, durante la 32 conferencia de la UNESCO, se acordó por consenso iniciar las negociaciones del convenio internacional sobre la protección de la diversidad cultural, defendido, entre otros países, por Francia y por la provincia de Quebec, en Canadá.

Los delegados alcanzaron un acuerdo que significó un primer paso sobre la propuesta que en esencia pretende evitar la nivelación y uniformidad de las expresiones culturales y lingüísticas, como efecto de la globalización.

Ahora, en la 33 Conferencia se ha logrado la aprobación por mayoría. En su preámbulo, la convención alcanzada afirma que la diversidad cultural es «una característica inherente a la humanidad», un «móvil esencial para el desarrollo sostenible» y un elemento «indispensable para la paz y la seguridad local, nacional e internacional».

Protocolo

Países que nos están viendo