Cine

La vigencia de El Norte. Realidad que sigue engullendo

La cinta presentada en Cannes en la sección Un certain regard, en 1984 y nominada al Oscar al mejor guion original en 1985, se presentará en la Berlinale Special este año.

Revista Protocolo

Producida por Ana Thomas y escrita y dirigida por Gregory Nava hace ya 36 años, la película narra la historia de un par de hermanos indígenas, que huyen de la Guerra Civil de Guatemala hacia el sueño americano, en el concepto de El Norte, donde ese paraíso tiene todo lo que cualquiera que haya leído la Buenhogar, desea.

De esta forma, Nava nos guía por una travesía de sur a norte, donde los hermanos alcanzan el sueño para darse cuenta de que todo es un espejismo: “No somos libres, ¿verdad, Enrique? No podemos regresar a nuestra tierra, en México solo hay pobreza y aquí, nos tenemos que esconder”, dice Rosa, mientras su hermano la contempla con lágrimas en los ojos.

Y este diálogo representa que El Norte sigue siendo un lapso de realidad que pareciera continuar del mismo modo, porque el fenómeno de la inmigración hacia este país, desde mediados del siglo XX hasta la actualidad, ha ido en aumento.

Según la nota “Estadísticas Fundamentales de Inmigración en Estados Unidos” (recuperado de Thought.com), 19.6 millones de inmigrantes son hispanos, donde uno de cada cuatro es mexicano y se estima que hay 11 millones de migrantes indocumentados en EEUU.

Rosa Xuncax es el nombre del personaje principal femenino, encarnado por una joven Zaide Silvia Gutiérrez, que realizaba, para ese entonces, su tercera película.

Como artista novel, logró transmitir la inocencia que el papel requería, pues ella y Enrique, interpretado por David Villalpando, representaron lo difícil que es salir de casa y recorrer un camino sin retorno, sin guía y solo con las esperanzas a cuestas, tal y como lo hacen los migrantes que caminan kilómetros de territorios inhóspitos y desconocidos, en busca en una vida mejor.

El argumento que dio origen a El Norte no suena lejano en este tiempo, pues la violencia, la desigualdad y la falta de oportunidades económicas y de desarrollo social, han propiciado que las personas busquen un nuevo lugar para empezar de cero, tal y como Rosa y Enrique deciden hacerlo. Arriesgan su vida, su integridad, su salud, con tal de confiar en que todo será distinto al atravesar la frontera.

Países que nos están viendo