Cultura

Cosmic Africa, documental sobre la conexión entre la ciencia y las tradiciones ancestrales

El astrónomo sudafricano Thebe Medupe realiza un viaje por diversos sitios de su continente para hallar un eslabón lógico entre sus conocimientos y los de sus antepasados. «¿El camino que elegí me habrá apartado de mi herencia? ¿En mi ciencia tendrá cabida África, y África en mi ciencia?», se cuestiona, antes de materializar un mágico peregrinaje que lo llevará a encontrar la conexión entre la ciencia y las tradiciones de su tierra.

Así comienza el documental Cosmic Africa, largometraje con el que inició el ciclo Presencia de cine sudafricano, el pasado viernes 4 de noviembre en la Cineteca Nacional.

«Nos tomó cuatro años terminar el filme. Lo hicimos de manera orgánica, por partes: filmábamos y editábamos, y repetimos varias veces este proceso. El tema principal son las estrellas, difíciles de filmar por su lejanía. Una de las locaciones fue en Malí, el país más caliente del mundo, y el rodaje fue durante la época del año más calurosa. Lo hicimos en video de alta definición y lo transferimos a 35 milímetros, tal y como lo hizo George Lucas con la última trilogía de Star Wars», refirió Craig Foster, quien dirigió, fotografió y editó la cinta al lado de su hermano Damon, así como Charmaine Edele, una de las productoras y asesoras de la cinta.

Los hermanos Foster han trabajado durante más de dos décadas en la industria cinematográfica de su país, dedicada básicamente a la realización de documentales, alrededor de 100 al año, en contraste con el cine de ficción, el cual debe conformarse con sólo cuatro o cinco largometrajes en el mismo periodo.

La colaboración de Charmaine, curandera y chamana antes que cineasta, resultó fundamental, agregó Craig, pues gracias a ella y a otras personas tuvo vivencias que le permitieron transmitir de mejor manera el vínculo entre ciencia y tradición. «Entré en un trance en el que pude comunicarme con mi bisabuelo y otros antepasados. No obstante, mantuve un punto medio entre misticismo y escepticismo, por el bien de la película.»

Para Charmaine, quien se sintió en México como en su casa durante dos días —refiriéndose a la celebración de Día de Muertos—, Cosmic Africa fue su primera experiencia en el cine. «Fue un privilegio poder comprobar la unión existente entre dos culturas. En las culturas milenarias, los africanos nos comunicamos con las estrellas porque creemos que son nuestros antepasados; nos hablan y acudimos a ellas para pedirles consejos y curarnos por medio de su poder. Por eso los africanos aún nos sentimos conectados a estos astros.»

El ciclo Presencia de cine sudafricano está integrado también por un largometraje y dos cortometrajes de ficción, además de dos mediometrajes documentales, realizados entre 1999 y 2004.

Revista Protocolo

Países que nos están viendo