Cultura

El arte de ser Laudero Querétaro, sede de la Escuela de Laudería

Santiago de Querétaro, Qro.– El difícil arte de construir y restaurar instrumentos de cuerda frotada (violines, violas, violoncellos y contrabajos) ya puede ser aprendido en México. Y qué mejor lugar para hacerlo que la bella y tradicional ciudad de Santiago de Querétaro, acreedora en 1996 al nombramiento por la UNESCO de Ciudad Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Santiago de Querétaro posee una arquitectura del siglo XVII que se refleja en la riqueza de sus iglesias y casonas del centro histórico y es precisamente en medio de este ambiente tradicional donde se encuentra la sede de la única institución educativa en Latinoamérica que ofrece la licenciatura en laudería.

En entrevista con Protocolo, Laura Gabriela Corvera Galván, directora de la Escuela de Laudería, comentó que esta institución, que depende del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), fue creada en 1987 como respuesta a las necesidades de formación académica y profesionalización en este campo del arte.

La misión –indicó la joven directora de la institución y quien recientemente inició su segundo periodo de gestión– es formar lauderos profesionales de alto nivel en la construcción y restauración de instrumentos musicales de cuerda frotada, así como salvaguardar el patrimonio musical del país en instrumentos de alta calidad.

Arte, ciencia y técnica

Por casi cuatro centurias la laudería ha conjugado arte, ciencia y técnica en la producción de instrumentos de cuerda frotada, en los cuales convergen aportes de constructores de distintas nacionalidades y épocas.

Laura Corvera explicó que un primer intento en la enseñanza de este oficio fue en 1954, cuando el INBA fundó la Escuela Nacional de Laudería en la que se planteó un nivel técnico. En la década de los setenta el proyecto dejó de existir y el director a cargo de la escuela, el laudero italiano Luigi Lanaro, regresó a su país.

El proyecto se retomó y el 9 de octubre de 1987, el Instituto fundó la Escuela de Laudería bajo la dirección del maestro laudero Luthfi Becker Anz. Asentada originalmente en la ciudad de México, se trasladó a la ciudad de Santiago de Querétaro en junio de 1992.

¿Qué es un laudero?

El laudero es la persona que construye, repara y restaura instrumentos musicales de cuerda frotada de alta calidad, aplicando tanto las técnicas tradicionales como las modernas en su producción.

La Escuela de Laudería ofrece una licenciatura con una duración de cinco años cursados en diez semestres. Las materias son tan diversas y completas como: taller de construcción de instrumentos de cuerda frotada, conjuntos corales, conjuntos instrumentales, física y mecánica de la madera, laboratorio de acústica, historia de la música, armonía, solfeo, dibujo, biología de la madera, entre otras.

Los egresados de la licenciatura en laudería tienen un amplio campo de trabajo ya sea en la producción de instrumentos en el nivel de manufactura, reparación y restauración de instrumentos musicales de particulares, instituciones educativas, orquestas, músicos, grupos musicales y coleccionistas. También en la docencia e investigación en áreas artísticas como laudería, historia de los instrumentos, biología de la madera, entre otras.
Para mayor información: elauderia@yahoo.com.mx

Bienal internacional de laudería

Del 7 al 11 de julio de 2003 se realizará en Querétaro la Segunda Bienal Internacional de Laudería, en la cual podrán participar lauderos mexicanos y extranjeros con un violín de su creación.

Países que nos están viendo