Escultura

“Esculpe” Jorge Marín alas para migrantes

Fundación Jorge Marín y Unicef unen fuerzas en Tijuana para dar apoyo psicosocial a los niños, niñas y adolescentes migrantes

Revista Protocolo

Ciudad de México, 18 de octubre de 2019.— Por medio de talleres didácticos denominados “Mi compañero de viaje”, la Fundación Jorge Marín y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), dan apoyo psicosocial a niños, niñas y adolescentes migrantes.

Migrar en las condiciones en que lo hacen aquellos niños que escapan de situaciones de violencia o pobreza extrema, en búsqueda de reunificación familiar y muchas veces no acompañados, es una experiencia traumática que puede generar un profundo impacto negativo en su salud, desarrollo cognitivo y desarrollo físico a largo plazo. Por ello es fundamental ofrecerles a estos niños herramientas que, como las de estos talleres, beneficien su recuperación psicoemocional.

Es importante proteger y respetar los derechos y el interés superior de la infancia en todo momento, independientemente de su estado migratorio, asegurando la disponibilidad y accesibilidad de alternativas a la detención, favoreciendo opciones de cuidado idóneas que garanticen el acceso a la educación, atención médica y apoyo psicosocial.

Durante los talleres, los menores de edad crearán un muñeco de tela con alas, al que otorgarán identidad y sentido de pertenencia, disfrutando de un momento de creatividad y contención emocional. Los facilitadores de esta actividad los alentarán a reflejar en esa figura a su compañero ideal y evocar momentos felices de sus vidas que los reconforten.

El artista Jorge Marín, sensibilizado ante la problemática migratoria y alrededor de los conceptos de libertad, viaje, migración y espacio público, busca crear espacios de reflexión dirigidos a potenciar el poder transformador del arte. Durante los talleres comentó: “El arte es también migrante y para mí es fundamental que el arte se convierta en una forma de comunicar las necesidades del presente; los grandes problemas que nos aquejan como humanidad.”.

El taller “Mi compañero de Viaje” se impartió hace una semana a niños palestinos, sirios y libaneses de siete a 15 años de edad que habitan en un campo de refugiados en Líbano, en el marco de una intervención artística del espacio público en Beirut a través de la escultura “Alas de México”, facilitada por el Consulado de México en esa ciudad. Asimismo, se inauguró una exposición en el aeropuerto de Estambul, Turquía, donde se llevó a cabo un taller similar.

Ayer, fue inaugurada la exposición “Bronces” de Jorge Marín en el Centro Cultural Tijuana, una selección de 20 esculturas de bronce que comprenden el trabajo más representativo del artista, así como algunas de sus obras más recientes. La exposición se exhibirá durante cinco meses y, con el apoyo de El Colegio de la Frontera Norte, tendrá lugar un seminario en el que especialistas reflexionarán en torno a la obra del escultor sobre “Migración, Arte y Espacio Público”.

La Fundación Jorge Marín se creó para preservar y proteger la obra de este artista. Realiza propuestas de índole social que involucren el arte como medio para invitar a la reflexión e interacción, y con ello contribuir para reestructurar el tejido social. Es una asociación civil sin fines de lucro constituida en 2017 que adquirió carácter de donataria autorizada en abril de 2018. Promueve la realización de proyectos nacionales e internacionales para acercar a la gente al ámbito cultural, haciendo énfasis en la participación social, reconocimiento y apropiación de espacios públicos como parte de una experiencia de vida.

Países que nos están viendo