Cultura

Francisco Goya en el Munal

Desde el 21 de noviembre de 2005 y durante tres meses, los habitantes de la ciudad de México tendremos la oportunidad de apreciar 253 obras del pintor español Francisco Goya en el Museo Nacional de Arte (Munal). La muestra representa todas las facetas plásticas del artista aragonés.

Esta exposición fue recopilada por Roxana Velásquez, directora del Munal, junto con un equipo de especialistas, quienes seleccionaron las obras del pintor en varios museos internacionales, entre los que figuran la National Gallery de Londres, el Museo de Arte de Filadelfia, el Museo de Arte de Sao Paulo Assis Chanteaubriad, el Museo de Arte de Ponce de Puerto Rico y el Museo Nacional de San Carlos en México.

El museo que más obras tiene de Goya es el Del Prado, en Madrid, con 140 piezas en su haber, sin embargo, la institución cultural por normativa interna, no presta más de siete pinturas; para el caso de la exposición de México, el Museo del Prado prestó sólo cuatro obras.

Francisco Goya y Lucientes nació en Fuendetodos Zaragoza, España, el 30 de marzo de 1746. En 1760 ingresó como aprendiz en el taller de José Luzán y 10 años más tarde viajó a Italia para perfeccionar sus conocimientos en la técnica del fresco, en Italia permaneció dos años y a su regreso a España, en 1772, realizó los frescos para la Basílica del Pilar de Zaragoza. Un año después contrajo matrimonio en Madrid con Josefa Bayeu, hermana de Francisco Bayeu, pintor de cámara del rey Carlos III. En 1776 ingresó como pintor en la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara y hasta 1791 produjo una larga serie de cartones para tapices que sirven para decorar los Reales Sitios; durante ese tiempo Goya tuvo un estilo colorista, rococó, retratando escenas cotidianas estereotipadas que a su vez hacen una crítica social de la España del momento.

En 1777, durante la convalecencia de una enfermedad que posteriormente causaría su sordera, Goya comenzó a crear sus primeros grabados. Luego de tres intentos frustrados, en 1780 logró incorporarse a la Real Academia de San Fernando de la que fue nombrado director en 1795. En 1789, Carlos IV lo nombró pintor de cámara y ahí inició su trabajo como retratista de la corte y de la sociedad acaudalada de España. Para 1793, Goya perdió totalmente el oído y quedó sordo, a partir de entonces su obra tomó dos caminos simultáneos: la parte oficial y retratista y la parte personal en donde el pintor plasma temas y técnicas para su disfrute propio.

En 1798 Goya se relacionó con la duquesa de Alba y plasma dos de sus obras más conocidas: La maja vestida y La maja desnuda. La relación amorosa entre el artista y su modelo no se da por un hecho, sin embargo algunos críticos, de la obra de Goya, señalan que las pinturas muestran la complicidad que existía entre ambos. Después de la guerra de independencia (intervención de las tropas napoleónicas en España), el pintor realizó la serie de grabados Los desastres de la guerra y La tauromaquia. La serie Los desastres de la guerra es considerada como un documento periodístico del siglo XXI, porque en ella plasma vividamente las escenas de la guerra, tal y como si se tratara de un reportaje fotográfico actual.

En 1819, Goya adquirió en Madrid la Quinta del Sordo, cuyas paredes decoró con algunos frescos (Las Parcas, Dos viejos comiendo sopa, Saturno devorando a un hijo, La Leocadia, entre otras) que son considerados parte de su etapa de «Pintura Negra».

Finalmente en 1824, Goya se exilió en Francia (no se sabe el motivo aunque algunos suponen que estuvo justificado por dos causas: porque la Santa Inquisición lo persiguió por haber pintado La maja desnuda y por su decepción política ante el absolutismo del rey Fernando VII). En Burdeos, Francia, realizó otras obras como fueron el Retrato de Moratín y La lechera de Burdeos, para algunos, precursora de la técnica impresionista. Goya falleció el 16 de abril de 1828.

La exposición permanecerá abierta en el Museo Nacional de Arte de la ciudad de México del 22 de noviembre al 5 de marzo, de martes a domingo.

Revista Protocolo

Países que nos están viendo