Cultura

Instalan cancha del juego de pelota en el Museo Nacional de Antropología

En octubre de 2005, el Museo Nacional de Antropología de la ciudad de México inauguró una reproducción de una cancha del juego de pelota que se ubica en la zona arqueológica de Xochicalco, Morelos. La reproducción puede ser visitada en el jardín anexo de la Sala Tolteca del Museo de Antropología y fue creada a iniciativa del Patronato del Museo Nacional de Antropología, AC y del banco HSBC, con un costo de 310 mil dólares.

El juego de pelota fue una práctica de tipo religiosa y ritual que jugaban los pobladores de Mesoamérica. Los pueblos prehispánicos de México concebían al juego en relación a su visión del mundo, para ellos el campo de juego representaba el cielo en donde los dioses jugaban al enfrentarse entre equipos, buscando establecer un equilibrio entre las fuerzas del bien y del mal. A la llegada de los españoles se eliminó el juego en las ciudades, porque los evangelizadores suponían que representaba ritos satánicos o de brujería, sin embargo algunos poblados conservaron la costumbre y el juego se continúo llevando a cabo. En el siglo XVI se agregó el uso de las apuestas y se le otorgó un carácter recreativo y profano.

Algunos investigadores señalan que la práctica del juego de pelota coadyuvó en la solución de problemas de índole económica, militar o política. En la actualidad el juego de pelota se practica en cuatro regiones del país: al norte en el estado de Chihuahua, al noroeste en Sinaloa, al occidente en Michoacán y al sur en Oaxaca, en cada uno de los estados el juego tiene sus respectivas peculiaridades.

El Museo Nacional de Antropología tiene pensado solicitar a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) que el juego de pelota sea declarado como patrimonio de la humanidad, de esta manera sería más fácil conservar esta práctica prehispánica.

Países que nos están viendo