Cultura

Instituto Italiano de Cultura, una cita con el México moderno

Desde 1975, año en que el Instituto Italiano de Cultura se estableció en Coyoacán, no pudo haber elegido un mejor lugar. En efecto, los elementos que jugaron a su favor en ese entonces y siguen presentes hoy en día, son la cercanía con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la posibilidad de impartir en el instituto cursos de lengua italiana, impensable por mucho tiempo por falta de espacio.

Por más de 20 años, el Instituto operó en la Zona Rosa de la ciudad de México, para finalmente adquirir una enorme y hermosa construcción que hospedaba a unas 700 monjas en el barrio colonial de Coyoacán. Después de 21 meses de trabajos de restauración, el claustro se utiliza para montar exposiciones, cuenta con un auditorio para 90 personas, en donde se organizan conciertos, conferencias o presentaciones de libros, entre otras actividades.

El convento tiene un gran jardín, con una superficie de más de mil metros cuadrados, que se utiliza esporádicamente para recepciones y obras teatrales al aire libre. La ex estancia se acondicionó para que funcione como una vasta biblioteca que cuenta con al menos 22 mil volúmenes, y una sala de lectura.

En la planta baja del convento se encuentra la oficina de becas, la biblioteca y la sala de lectura, mientras en el primer piso se hallan las oficinas de la dirección general, de administración, de promoción y cultura y la dirección didáctica. Por su parte, los salones de clases están ubicados alrededor del jardín, lo cual permite un ambiente silencioso y relajante para el estudio.

Lazos culturales

El instituto nació con el objetivo de impulsar una escuela bicultural ítalo-mexicana, donde se imparte el idioma italiano (nueve niveles), clases de literatura, latín (tres niveles), traducción, historia del arte, conversación y cursos especiales para niños.

Además, se imparten cursos especiales periódicos sobre vinos italianos, microhistoria italiana, moda, preparación de exámenes de certificación, cursos modulares de recuperación gramatical, cursos de escritura, astronomía y cocina.

El Instituto recibe cerca de 1,500 estudiantes por año, quienes presentan los exámenes de certificación del idioma italiano de las Universidades para Extranjeros de Perugia, Siena y Roma. La mayoría de los maestros son italianos, aunque hay tres mexicanos, un argentino y un español.

La directora del Instituto, Érica Berra Stoppa de Calderón, informó a Protocolo que también se imparten cursos externos en la Facultad de Derecho de la UNAM, en la escuela preparatoria Tomás Alva Edison y en la Cámara de Comercio Italiana. El 98 por ciento de los alumnos son mexicanos, y el resto son italianos (uno por ciento) y de otras nacionalidades.

Coyoacán es el barrio donde Hernán Cortés estableció su residencia una vez concluida la conquista de México. Es, sin duda, el lugar propicio para estrechar lazos culturales entre Italia y

nuestro país, y qué mejor con su directora experta en materias literarias y con doctorado en historia de México.

Países que nos están viendo