Cultura

La fama del Penacho de Moctezuma

Ante la insistencia del gobierno de México para regresar al país el codiciado objeto, se ha generado una polémica sobre los pros y contras de que la reliquia vuelva a casa o se quede en Viena donde se descubrió en el año de 1878

Revista Protocolo

Ciudad de México, 15 de octubre de 2020.— El Penacho de Moctezuma, el único penacho de plumas de aves original que actualmente se conserva en el Museo del Mundo en Viena, Austria, ha despertado polémica tras la insistencia del presidente Andrés Manuel López Obrador por regresarlo a México.

La reliquia, de la que existen varias versiones, ninguna oficial, sobre cómo llegó a Austria, fue descubierta en aquel país europeo en el año de 1878 por el geólogo austriaco Ferdinand von Hochsetter, entonces director del Museo de Historia Natural de Viena, quien reconoció su importancia.

El objeto de plumas de quetzal y de otras aves, aderezado con numerosos ornamentos de oro, en un primer momento fue registrado como un “sombrero morisco” en el inventario de la colección Ambras de 1596, propiedad del archiduque Fernando II de Tirol.

En el México posrevolucionario, el Penacho de Moctezuma fue adoptado como un símbolo indigenista de la identidad del México nuevo con el imperio azteca.

Para historiadores, el codiciado objeto ha tenido como propósitos ampliar los conocimientos historiográficos disponibles, evaluar el estado físico pasado y actual, investigar los cambiantes significados culturales e identificar los procedimientos de restauración necesarios para asegurar su conservación.

El penacho original atribuido al emperador azteca Motecuhzoma II tiene en México una réplica que se puede apreciar en el Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México.

Países que nos están viendo