Literatura

Grazie a Dio por Enrique Castillo-Pesado

El reconocido escritor y periodista de sociales presenta su nueva obra literaria, con la que, entre otros detalles, toca el tema de cómo ha cambiado el cristianismo su vida

Texto y fotografías: Luis Felipe Hernández Beltrán

Kena Moreno, Enrique Castillo-Pesado y Gerardo Zapata Calzada.
Kena Moreno, Enrique Castillo-Pesado y Gerardo Zapata Calzada.

Lo que todo parecía indicar que sería el tradicional acto protocolario de la presentación de un libro, teniendo a Enrique Castillo-Pesado en el presídium todo puede pasar, y más cuando todo giraría en torno a él.

El reconocido periodista de sociales presentó, recientemente, su decimoséptima obra bibliográfica, Grazie a Dio, en la biblioteca de la Fundación Miguel Alemán, ante casi 100 personas, entre amigos y seguidores, destacando a la reconocida top-model mexicana Carmen Campuzano, el galerista Oscar Román, la comunicadora Ana Adalid y la empresaria Odette de Anda.

Acompañado en el púlpito de honor por los también periodistas Kena Moreno y Gerardo Zapata Calzada, Castillo-Pesado convirtió la presentación en una charla amena, intercambiando anécdotas con sus presentadores, dejando ver su gusto por los viajes, la crítica de moda, el codearse con reconocidas personalidades de distintos ámbitos y algunos de los premios que ha ganado.

Pero lo que más sorprendió, fue cuando en repetidas ocasiones habló sobre su fe cristiana, tema principal de Grazie a Dio, su filosofía del perdón y constantes referencias de versículos bíblicos a los que mencionaba para ejemplificar su vida.

El resto de las temáticas del texto lo componen artículos sobre los mejores hoteles y restaurantes, así como de estilos de vida en general, contenidos que han caracterizado en más de 40 años a Castillo-Pesado, convirtiéndolo en referente en México del periodismo de sociales en radio, televisión, prensa escrita y medios virtuales.

Al término del evento, los asistentes brindaron por el nuevo libro con vino de honor, mientras su autor se dedicaba a rubricar libros, tomarse fotos y a platicar con quien así lo deseaba.

Países que nos están viendo