Cultura

Luchadores y momias despiden la exposición más exitosa en los 90 años del Museo de El Carmen

Para despedir los cuerpos momificados, llegaron luchadores del CMLL, personajes que la cinematografía mexicana inmortalizó combatiendo a las momias

Revista Protocolo

A punto de cumplir 90 años, el Museo de El Carmen, ubicado en el barrio de San Ángel de la Ciudad de México, montó la exhibición más visitada en su historia: “Momias. Ilusiones de vida eterna”, que en seis meses de presentación recibió a más de 24 mil personas.

Como preámbulo al 30 de junio, día de su finalización, se celebró una tarde de encuentro con la lucha libre mexicana.

Las actividades iniciaron en el auditorio del museo, donde el público escuchó las palabras de Eva Ayala Canseco, directora del recinto, quien leyó una semblanza del Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), coorganizador del evento, el cual “ha sido y es un pilar para la lucha libre en México, con sede en la colonia Doctores donde, desde 1929, ha impulsado la carrera de varias estrellas de este deporte, ha formado a muchos campeones y en su ring han caído importantes máscaras y cabelleras, forjando así una tradición comunitaria”.

“Quien ha ido a las luchas reconoce elementos propios: cómo se hace una plancha, una llave, las patadas voladoras, la toalla enredada en el cuello…”, dijo Hugo Monroy, encargado de Medios y Relaciones Públicas del CMLL, al tiempo de recordar que la lucha libre nació como deporte en Estados Unidos, pero es en México donde se le han dado características que la hacen única en el ámbito mundial: elementos estéticos, culturales y de lenguaje por los cuales ha sido reconocida como patrimonio intangible de la Ciudad de México.

Cuando el luchador Retro tomó la palabra, el público estalló en aplausos. El también historiador dijo que para entender lo grande que llegó a ser la lucha libre mexicana y el cine de luchadores hay que remitirse a finales de la década de 1940 y principios de 1950, cuando ocurrió el llamado “Milagro mexicano”, relacionado con el crecimiento económico derivado de la Segunda Guerra Mundial; entonces surge El Santo, el “Enmascarado de Plata”, un luchador cien por ciento mexicano y un superhéroe de carne y hueso, a diferencia de Superman, Batman o Spiderman que son personajes interpretados por un actor.

En su intervención, Iván Olguín, jefe de Difusión Cultural del museo, dijo que “si nos basáramos en los filmes para definir lo que es una momia, pensaríamos que son entes poseídos por espíritus malignos y dotados de una fuerza sobrenatural, características obviamente fantásticas. Sin embargo, gracias a las disciplinas antropológicas sabemos que una momia es un objeto cultural del cual podemos obtener datos interesantes sobre nuestra historia”.

Terminada la conferencia, tomó la escena la teatralidad cuando una menuda luchadora vestida de azul eléctrico saltó entre el público, desde la parte de atrás del auditorio lleno, y comenzó hacer pequeñas maromas por el pasillo de acceso a butacas para conducir, de manera ordenada a la gente, hasta la escenografía de un ring, montada en el Patio de Estudiantes, donde fueron llamados uno a uno, las y los portadores de máscaras para intercambiar un diálogo con sus seguidores. Maligna, Retro, Guerrero Maya Jr. y Saneli, fueron los luchadores que respondieron a la curiosidad de su público, tomándose fotografías.

Junto al ring, otra escenografía mostraba las imágenes de grandes dimensiones de tres momias, enmarcadas por una cortina de terciopelo carmesí, ahí también los asistentes se fotografiaron. Fue una Noche de Museos entre momias, luchadores y palomitas de maíz.

A tres días de que el acervo de momias regrese a las bóvedas del Museo Nacional de Antropología para su conservación en condiciones adecuadas, la exposición está por recibir al visitante 24 mil 500, “es ya la exposición más visitada del museo, que está a punto de cumplir 90 años”, dijo Eva Ayala Canseco.

La directora del recinto comentó que se decidió organizar una convivencia entre el público y los luchadores, porque los 13 cuerpos momificados que se exhiben de manera permanente en el Museo de El Carmen inspiraron algunas de las películas de luchadores, y se quiso dar espacio a esa expresión del patrimonio intangible de la CDMX que ha dado fama a las momias como inspiradoras de fantasía.

La exposición “Momias. Ilusiones de vida eterna” se puede visitar hasta el domingo 30 de junio, día en que la entrada es gratuita; viernes y sábado no pagan entrada los menores de 12 y mayores de 60 años, estudiantes, ni maestros. El Museo de El Carmen se ubica en avenida Revolución 4 y 5, San Ángel. Horario: 10:00 a 17:00 horas.

Comentar

Comente

Países que nos están viendo