Cultura

Marina de Tavira, actriz de cine gracias al teatro

A una semana de estar nominada como mejor actriz de reparto en la entrega de los Óscar, comparte con más de 500 mujeres aspectos de su trayectoria profesional

Texto y fotografías: Luis Felipe Hernández Beltrán

El pasado domingo 24 de febrero, era la esperanza de México cuyos habitantes estuvieron al pendiente de ella, al igual que del director Alfonso Cuarón y de la actriz Yalitza Aparicio, para ganar los respectivos Premios Óscar a los que fueron nominados.

Aunque no se llevó el premio, una semana después, ya sin el elegante vestido rojo tipo strapples con olanes del diseñador J. Mendel, que la distinguió por ser una de las mejor vestidas en la entrega de premios; ahora vistiendo más casual con unos jeans acampanados, una blusa blanca de manga corta y un chaleco color café claro, Marina de Tavira compartió ayer, domingo 3 de marzo, con más de 500 personas, en su mayoría mujeres, anécdotas de su trayectoria profesional y de su experiencia en la película Roma y en la entrega de los Óscar, en una de las tantas actividades del evento What a Woman, la plataforma global que celebra a las mujeres y que se realizó en la Hacienda de los Morales de la Ciudad de México (CDMX).

A manera de entrevista, la periodista Fernanda Tapia, quien moderó la ponencia, cuestionó a quien personificó a “Sofía” en la multigalardonada cinta Roma, preguntándole la diferencia entre una producción hecha en Hollywood con mucho presupuesto y una mexicana con poco presupuesto.

“No he tenido la experiencia de trabajar en una producción hollywoodense porque al final Roma es una película mexicana, que se hizo, sí, con más presupuesto que muchas otras películas mexicanas, pero todos (los participantes) eran mexicanos y entonces, al final, tuvimos un tiempo privilegiado, seis meses (grabando) una película, aquí en México las películas se hacen en seis semanas, normalmente”, dijo, reconociendo el esfuerzo del director Alfonso Cuarón.

Sobre las denuncias de acoso en la que se vieron envueltos varios maestros de actuación y directores de cine y televisión por darles algún papel a actrices, tema que hace unos meses generó un escándalo en redes sociales y medios de comunicación, De Tavira, dijo:

“La actuación es un terreno vulnerable para que sucedan estas cosas porque la formación del actor tiene mucho que ver con trascender tabúes, romper barreras que uno se va poniendo, es muy expuesta, es muy física, es muy emocional, entonces, entra el ‘hasta dónde este maestro (en actuación) en verdad me está ayudando a romper o abrir un bloqueo emocional para que yo pueda después acceder a mis emociones’”, dijo, reconociendo que ella nunca tuvo ningún problema con nadie al respecto.

Durante la hora que duró la entrevista, la también sobrina del reconocido director teatral Luis de Tavira y prima del actor José María de Tavira, recordó su paso por el teatro, donde inició su formación actoral con la puesta en escena Las mujeres sabias, de Molière, en el Centro Cultural Universitario, alternando con actrices de la talla de Arcelia Ramírez, Lumi Cavazos y Liza Owen.

Mientras continúa celebrando el éxito de Roma y todas las actividades de promoción de la película, Marina de Tavira, quien dirige con Enrique Singer (actual director de la Compañía Nacional de Teatro) la productora teatral Incidente Teatro, prepara con su tío Luis de Tavira y su novio, el actor Rafael Sánchez Navarro, la dramaturgia de la puesta en escena Tragaluz que se estrenará este próximo 15 de mayo en la Casa del Teatro (Vallarta 31, colonia La Concepción, alcaldía de Coyoacán en la CDMX).

Países que nos están viendo