Música

La última gira de José José

Familiares, amigos y miles de fanáticos despidieron al cantante en los diversos puntos de la CDMX donde fueron llevadas sus cenizas

Luis Felipe Hernández Beltrán

Ciudad de México, 10 de octubre de 2019.— José José fue tratado como lo que era: un príncipe.

Los restos mortales del cantante llegaron desde el amanecer de ayer en un avión de la Fuerza Aérea Mexicana a lo que desde el inicio del sexenio de Andrés Manuel López Obrador dejó de ser el Hangar Presidencial del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, para ser recibidos por cientos de periodistas que cubrían el acontecimiento.

A las 10:30 horas, el ataúd enchapado en oro de 24 quilates llegó al vestíbulo principal del Palacio de Bellas Artes donde fue recibido por personalidades de la política y el espectáculo, así como miles de fanáticos que desde tempranas horas hicieron fila para darle el último adiós al cantante de “La nave del olvido”.

Los hijos mayores del intérprete José y Marisol Sosa acompañados por su madre Anel Noreña, y la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, participaron en las guardias de honor que se montaron, al igual que los cantantes Emmanuel, Dulce y Alfonso Lizárraga, el cantautor Martín Urieta y Lucía Méndez, al mismo tiempo que diversos conjuntos musicales interpretaban éxitos del artista.

En punto de las 13:00 horas, el féretro llegó a la Basílica de Guadalupe donde se le rindió una misa oficiada por monseñor Guillermo Moreno Bravo, canónigo efectivo del Venerable Cabildo de Santa María de Guadalupe.

Al término de la ceremonia católica, como en sus tiempos de gloria artística, “la gira” de José José, o mejor dicho, de sus cenizas, continuó en la colonia Clavería, lugar de la Ciudad de México donde José Rómulo Sosa Ortiz creció y vivió su juventud; y fue despedido por última vez en el Parque de la China donde está montada la estatua en su honor. Fueron breves momentos en los que vecinos y amigos de mocedad recordaron vivencias al lado del ídolo ante un escenario en el que se escuchó música de mariachi y algunos éxitos interpretados por su primogénito, José Joel.

La última morada del Príncipe de la Canción fue el Panteón Francés, donde solo tuvieron acceso familiares y amigos cercanos quienes se encargaron de depositar sus cenizas.

Se espera a la brevedad que la Secretaría de Cultura del Gobierno de la CDMX informe sobre los homenajes que próximamente se realizarán a José José.

(Fotografías: Grupo de periodistas “La Ley y el Orden”)

Comentar

Comente

Países que nos están viendo