Cultura

¡Olé!, Goya parte plaza en la Bolsa Mexicana de Valores

Promueve promotor cultural, Sergio Corella, exposición La tauromaquia de Francisco de Goya y Lucientes

Texto y fotografías: Luis Felipe Hernández Beltrán

Luis Fernández-Cid de las Alas Pumariño, embajador de España (izquierda), observa la exposición mientras que Sergio Corella (derecha), le da la explicación de la obra
Luis Fernández-Cid de las Alas Pumariño, embajador de España (izquierda), observa la exposición mientras que Sergio Corella (derecha), le da la explicación de la obra

Si algo en vida le caracterizó a Francisco de Goya, más allá de su arte pictórico, fue su pasión por la fiesta brava.

Se sabe que el pintor español era un amante de las corridas de toros, de las que, después de haber probado, sin suerte, el oficio de torero, era frecuente asistente a los espectáculos taurinos y no podía dejar atrás ese gusto, que en su vasta obra artística, el tema taurino, no pasaba inadvertido.

Más de 40 grabados en donde se ven distintos pasajes de una corrida de toros, con vestuario e instrumentación de la vieja usanza, que en la actualidad ya no se usan, después de haber “dado la vuelta al ruedo mundial” han llegado a la Ciudad de México para disfrute del público taurino y de quienes, simplemente, gustan del arte.

Fue el promotor cultural Sergio Corella, con respaldo de la Fundación Universitaria Iberoamericana (Funiber) y el Grupo Bolsa Mexicana de Valores (BMV), quien se movió para traer la exposición La tauromaquia de Francisco de Goya y Lucientes a la Ciudad de México, después de una exitosa exhibición en León, Guanajuato.

La tauromaquia, recientemente, hizo el paseíllo en el piso de exposiciones de la BMV en donde como buenos toreros, partieron plaza el promotor Corella, junto con Luis Fernández-Cid de las Alas Pumariño, embajador de España, y Jaime Ruiz Sacristán, presidente de la BMV; acompañados por sus respectivas cuadrillas para disfrutar del arte de Goya y el reflejo de su afición por las corridas de toros; siendo el diplomático español, quien aparte de reconocer el legado de la obra magnífica del artífice ibérico, impresionó por su afición a la también considerada “la más bella de todas las fiestas”, al demostrar sus conocimientos al momento de visualizar con atención y detenimiento las distintas suertes, lances y ejecuciones que se muestran en los grabados goyescos.

José Oriol Bosch, director general del Grupo BMV, cita en uno de los textos de la exposición: “Es innegable que la afición taurina también ocupa un importante lugar en nuestra cultura, generando fuertes argumentos a favor y en contra. A lo largo de su vida, Goya fue un apasionado de las fiestas de toros, y con cada trazo de esta serie podemos apreciar el rango de emociones que se generaba en él al participar en estos eventos.

“Además de exhibir en México a uno de los grandes maestros de la historia del arte universal, trae consigo un fuerte mensaje de tradición, festejo, arraigo y cultura, conceptos cercanos a nuestra propia identidad nacional.”

Si usted quiere llevarse las orejas y rabos, y dar la vuelta al ruedo con el arte de Francisco de Goya en su exposición La tauromaquia, podrá acudir gratuitamente hasta mediados de abril a la BMV en Paseo de la Reforma 255, en la delegación Cuauhtémoc, en horarios de 9:00 a 17:00 horas.

Revista Protocolo

 

Comentar

Comente

Países que nos están viendo