Cultura

Posadas y pastorelas, infaltables en Navidad

Tradición mexicana por excelencia en fiestas navideñas que se ha extendido a otros países de Centroamérica

Revista Protocolo

La posada, celebrada desde tiempos coloniales, llegó a México con la evangelización española.

La festividad de origen religioso suplantó el culto al dios de la guerra Huitzilopochtli, pues en diciembre los aztecas festejaban durante 20 días la llegada de la deidad antes del solsticio de invierno.

La posada alude al peregrinar legendario de la Virgen María y San José, quienes buscan abrigo para pasar la noche camino a la ciudad de Belén. A manera de representación, las personas que realizan las posadas se dividen en dos grupos: el que simboliza a los peregrinos, junto a María y José, que recorren las calles de los pueblos o colonias y pidiendo posada en alguna casa; mientras que el otro grupo corresponde a los posaderos, que atienden a la solicitud desde el interior del inmueble.

Este ritual se lleva a cabo nueve días antes de la Navidad, es decir, entre el 16 y el 24 de diciembre.

La posada es acompañada por letanías, cantos u oraciones tradicionales de la procesión. Además, cada uno de los integrantes porta una vela que alumbra el camino de la Virgen María y San José. Una vez que los posaderos acceden a otorgarles techo, la tradición dicta el comienzo de la fiesta.

La piñata es uno de los elementos más característicos de la celebración mexicana de la posada que, tradicionalmente, tiene forma de estrella y cuenta con siete picos, que representan los siete pecados capitales: avaricia, soberbia, gula, egoísmo, envidia, lujuria e ira.

Romperla simboliza el triunfo de la fe sobre las tentaciones de Lucifer y el mal. Los participantes deben tener los ojos vendados, pues esto quiere decir que existe una fe ciega para vencer al pecado. Una vez que se rompe, cae colación y frutas, que simbolizan los dones de Dios para alcanzar la salvación.

Si bien tienen su origen en México, las posadas se han extendido a países centroamericanos de habla hispana como Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá.

Países que nos están viendo