Cultura

Revive Mario Iván Martínez a Van Gogh

La obra de teatro Vincent, girasoles contra el mundo, que aborda la compleja vida del afamado pintor holandés, tendrá temporada del 8 de julio al 23 de septiembre en el Teatro Helénico de la CDMX

“Sueño con pintar…
y luego pinto mis sueños”
Vincent van Gogh

Revista Protocolo

El Teatro Helénico se engalana con la puesta en escena: Vincent, girasoles contra el mundo, obra que pone al descubierto la personalísima relación del primer actor mexicano Mario Iván Martínez con una de las más recias personalidades de la pintura, Vincent van Gogh (1853-1890).

En este texto dramático, Martínez hurga e insiste en los encuentros y desencuentros ocurridos en la vida de este genio de la plástica moderna. Resalta asimismo la figura de la escritora y feminista Johanna Bonger de Van Gogh, cuñada de Vincent y heredera de su vasta producción pictórica y epistolar.

Inspirado por la experiencia de prestar su voz al documental Vincent, pinceladas de un genio de Peter Knapp y Francois Bertrand, producido por el museo de Orsay, el Museo Van Gogh y el Centro Cultural Tijuana, el actor mexicano decidió someterse a un proceso de investigación que culminó en esta creación literaria, dando seguimiento a esta experiencia. Después de tres años de trabajo, este afán ha desembocado en un nuevo texto dramático que hoy se encuentra bajo la dirección de Luly Rede, en complicidad con los actores Paula Comadurán y Fernando Memije.

“El siglo XXI vive un romance con Van Gogh; todo acerca de él nos hechiza y conmueve hasta la médula, desde su pintura y sus escritos, hasta sus vacilaciones existenciales. En el mundo contemporáneo abundan las propuestas fílmicas, los tratados sobre su vida y obra.

“Al mismo tiempo el Museo Van Gogh en Ámsterdam recibe a dos millones de visitantes anuales. En Arlés, al sur de Francia, Vincent creó algunas de sus obras más memorables. Sin embargo, los habitantes de esa ciudad provenzal le desterraron. Paradójicamente, restaurantes y hoteles de Arlés, hoy adoptan con orgullo el nombre de Van Gogh, como si quisieran expiar la culpa de haberle aborrecido. En contraste, este hombre cultísimo, sensible y solitario, hijo de un pastor protestante, llegó a pasar días enteros sobreviviendo con un pedazo de pan fiado y múltiples tazas de café, pintando restaurantes donde no podía sentarse a comer por falta de recursos.

Van Gogh no vivió lo suficiente para ver reconocido su talento, pero tampoco habría podido soñar que se convertiría en una fuente de inspiración para posteriores generaciones de artistas. Vincent quiso exorcizar el dolor a través de su arte; la pintura fue el impulso vital que le garantizó la redención y su historia es digna de ser contada en escena”, apuntó Mario Iván.

En el verano de 2017, Martínez enriqueció su trabajo en Francia, Holanda e Inglaterra visitando los lugares donde Van Gogh realizó la mayor parte de su proceso creativo. Optó, entonces, por reconstruir los pormenores de la vida del pintor con una mirada personal, alejándose del mito, acercándonos al hombre con sus virtudes y flaquezas, obsesiones e inagotable inquietud poética.

Vincent, girasoles contra el mundo se presentará todos los lunes del 8 de julio al 23 de septiembre a las 20:30 horas en el Teatro Helénico (Avenida Revolución 1500, colonia Guadalupe Inn, alcaldía Álvaro Obregón). El costo de los boletos es de 350 y 250 pesos. Las localidades están disponibles en la taquilla del recinto y en la página de internet: www.helenico.gob.mx

Países que nos están viendo