Universidades

Monapakuy, el proyecto universitario de responsabilidad social más importante de México

La propuesta consiste en mejorar la calidad de vida de los habitantes del grupo indígena ikoots en San Mateo del Mar, Oaxaca, promoviendo la capacitación de las artes, oficios y saberes comunitarios entre los habitantes

Revista Protocolo

A poco más de un año de los sismos que afectaron las zonas centro y sur del país en septiembre de 2017, se concreta el proyecto “Monapakuy: de la ayuda humanitaria a la reconstrucción social”, cuyo propósito es beneficiar al grupo indígena ikoots, ubicado en San Mateo del Mar, Oaxaca.

La propuesta surgió en el Centro de Enseñanza Técnica y Superior (Cetys) Universidad producto del “reto de Jorge Ramos” y de la iniciativa de la Comunidad Cetys en conjunto con otras universidades.

Monapakuy se presentará el próximo 12 de noviembre en el marco de la Reunión Anual del Centro Mexicano para la Filantropía y como parte de los festejos del 20 aniversario de la Red Universitaria para la Prevención y Atención de Desastres (Unired), ya que es el primer proyecto universitario en el ámbito nacional que tiene estos alcances.

“Me siento muy emocionada de ver cómo sigue avanzando la reconstrucción de las zonas afectadas. Recuerdo cuando recibimos un video de las personas de la comunidad agradeciendo el apoyo que mandamos, fue la satisfacción de saber que la ayuda llegó, que hicimos una diferencia y pudimos ponerle una cara a la gente con la que estuvimos comunicándonos por semanas, fue un momento muy especial para el equipo”, expresó Alejandra Hernández, estudiante de licenciatura en derecho de Cetys. La alumna, excoordinadora estudiantil de la Unired, organizó los esfuerzos para recabar los fondos que dieron vida a este proyecto.

San Mateo del Mar, Oaxaca, fue una de las zonas afectadas por el temblor; Monapakuy será el primer proyecto en el ámbito nacional que mejorará la calidad de vida de sus habitantes, promoviendo la capacitación de las artes, oficios y saberes entre los habitantes; rescatando el sentido de su identidad por medio de prácticas comunitarias de la cultura ikoots.

“Recientemente se inauguraron tres salones, en los cuales ya se imparten clases de carpintería y soldadura para varones y clases de tejido y costura para mujeres. Igualmente, colocamos la primera piedra del Centro Comunitario Monapakuy”, comentó Alma Gurrola Romero, coordinadora de Vida Estudiantil en Cetys y coordinadora de la región Noroeste para Unired.

Las acciones de rehabilitación continúan gracias a las aportaciones de la Comunidad Cetys, Jorge Ramos, y el apoyo solidario de la Unired, así como de agrupaciones y asociaciones ligadas a la institución.

Los esfuerzos de los estudiantes del Cetys por apoyar a la comunidad ikoots continúan. Un ejemplo es Noé Rigoberto Herrera García, alumno de la licenciatura en negocios internacionales, quien encabeza el desarrollo de un proyecto para que las mujeres ikoots puedan vender sus artesanías a cualquier parte del mundo a través de una tienda virtual. Herrera es uno de los 25 United World Ambassadors de la organización no gubernamental “Humanidad Nueva”, con presencia en las Naciones Unidas, y trabaja en colaboración con la Unired Mexicali.

Comentar

Comente

Países que nos están viendo