Deportes

“Taclea” la NFL a México

Debido a las malas condiciones de la cancha del estadio Azteca, la NFL en común acuerdo con la Asociación de Jugadores de la Liga, decidieron cambiar de sede el juego del lunes 19 de noviembre entre Chiefs de Kansas City vs Rams de Los Ángeles. El partido se jugará en el Memorial Coliseum de Los Ángeles el mismo día y a la misma hora

Texto: Luis Felipe Hernández Beltrán

Desde el pasado mes de abril, cuando oficialmente se anunció que el juego de temporada regular de la NFL en el estadio Azteca sería entre los Chiefs de Kansas City y los Rams de Los Ángeles, comenzaron las especulaciones de que, a diferencia de los años anteriores, este partido no generaría tanta emoción entre los fanáticos del deporte de las tacleadas, debido a que los dos equipos no gozan de mucha popularidad en México.

Al inicio de la temporada 2018-2019 con miras al Super Bowl 53, de inmediato tanto los Chiefs como los Rams, lograron la expectación al tener las mejores ofensivas y hasta la fecha 10 del calendario de juegos, concluida el pasado fin de semana, el equipo de Kansas City se colocaría en primer lugar de la Conferencia Americana, mientras que Los Ángeles haría lo propio en la Conferencia Nacional, ambos con nueve juegos ganados y solo uno perdido.

México albergaría lo que hasta entonces era bautizado por la prensa especializada como “El Super Bowl 52½”, o el “Super Bowl 53 adelantado”.

Conforme los puntos y niveles de juegos de los dos equipos subían, los boletos se agotaron, el interés de los aficionados de otras entidades mexicanas y de Estados Unidos también aumentaría. Líneas aéreas programaron vuelos de avión extras y algunos hoteles de la Ciudad de México registraban llenos de hasta 100 por ciento de los cuartos de hotel.

En redes sociales, los fanáticos que no habían logrado obtener los cotizados boletos, llegaban a ofrecer hasta el triple de su costo con tal de ser parte del “Super Bowl 52½” y la reventa ya había hecho de las suyas, ofreciendo los accesos hasta el cuádruple de lo que valían.

Sin embargo, toda esa ilusión terminó ayer, con el anuncio de que tras una inspección entre autoridades de la NFL y la Asociación de Jugadores de la Liga Nacional de Futbol (NFLPA, por sus siglas en inglés), la cancha del también llamado “Coloso de Santa Úrsula” no contaba con las óptimas condiciones para que se realizara el encuentro.

“Durante meses hemos trabajado extensivamente con nuestros socios en el estadio Azteca, en preparación para este juego.

“Hasta hace muy poco, no teníamos grandes preocupaciones. Sin embargo, la combinación de una fuerte temporada de lluvias y un gran calendario de eventos ha provocado un daño significativo en el campo, lo que representa riesgos innecesarios para la seguridad de los jugadores y que vuelve inapropiado el mantener el juego de la NFL en México. Como resultado, se ha determinado que cambiar la sede es la decisión correcta y el anuncio se realiza para que tanto los equipos como los fanáticos puedan realizar las modificaciones correspondientes”, fueron las declaraciones de Mark Waller, vicepresidente ejecutivo de la NFL Internacional, según un comunicado de NFL México, emitido horas después del anuncio de la cancelación de la sede.

El 31 de mayo de 2018, la directiva del estadio Azteca anunció que se había designado a la empresa Tarkett para hacer los trabajos de cambio de pasto natural por un sistema híbrido en donde estarían mezclados pasto natural y sintético. El nuevo césped fue estrenado el 21 de julio con el duelo del inicio de torneo Apertura 2018 de la Liga Mx entre los equipos Cruz Azul y Puebla.

Un mes antes del juego entre Chiefs vs Rams, que según expertos, es tiempo considerable para arreglar, reparar o cambiar el pasto de un terreno de amplia magnitud como una cancha de futbol, además de cuatro partidos de futbol soccer del Torneo de Apertura de la Liga Mx (América vs Tijuana, el 20 de octubre; Cruz Azul vs América, el 27 de octubre; América vs Toluca, el 3 de noviembre, y Cruz Azul vs Lobos BUAP, el 10 de noviembre) y el juego semifinal del Torneo Copa Mx entre Cruz Azul y León, el 24 de octubre, el estadio Azteca fue el lugar ideal para la celebración del 25 aniversario del canal de televisión Telehit, el pasado 7 de noviembre, en el que participaron destacados cantantes y grupos musicales. En ese show, sobre la cancha, se colocó el escenario con todo el equipo tecnológico que requiere, la zona de backstage, así como sillas y mobiliario necesario para la comodidad del público que abarrotó el evento.

Las lluvias temporales fueron otro motivo para suspender el juego en el Azteca, pese a que se sabe que apenas se percibe una lluvia, aun siendo un ligero “chipi-chipi”, de inmediato personal del estadio se encarga de cubrir el césped con una lona especial para que no se maltrate.

Las polémicas en redes sociales y medios de comunicación no se hicieron esperar, entre críticas hacia los directivos del estadio Azteca por permitir que se realicen eventos que dañan el pasto previos al partido de la NFL, hasta las controversias de “si en EEUU los partidos de futbol americano se han jugado con lluvia y nieve”, “si algunos estadios estadounidenses se utilizan para hasta tres deportes diferentes en una semana: béisbol, futbol americano y futbol soccer”, entre largas discusiones más.

Periodistas y especialistas coincidieron en que la razón de no aceptar a la cancha del estadio Azteca para este partido de la NFL, era el cuidado de los jugadores de los dos equipos, dado al nivel de juego que tienen en lo que va de la temporada regular, el prevenir lesiones que no vengan precisamente de una tacleada o golpe como se acostumbra en este deporte.

Aunque el Chiefs de Kansas City vs Rams de Los Ángeles, solo cambió al Memorial Coliseum de Los Ángeles, en California, EEUU, conservando día y horario, queda la incertidumbre de saber si para los próximos tres años (como fue el acuerdo con la NFL) volverá a realizarse en México un partido de NFL de temporada regular, además de saber la dinámica para el reembolso de aquellos que obtuvieron el, hasta ayer, codiciado boleto.

El juego celebrado en 2017 entre los Patriots de Nueva Inglaterra y los Raiders de Oakland, generó una derrama económica de más de 45 millones de dólares (mdd), cinco mdd más que en 2016 con el partido entre los Raiders de Oakland y los Texans de Houston; por lo que se pronosticaba que para este 2018, se concebirían más de 50 mdd.

Comentar

Comente

Países que nos están viendo