Embajadas

“Acude” Drácula a la Fiesta Nacional de Rumania en México

Diplomáticos de la Embajada de Rumania: Elena Tarca, primera secretaria; e Ionut Valcu, encargado de Negocios A.I.; con Bernardo Aguilar Calvo, director para Europa de la SRE

Un fanático del más importante personaje vampirezco de la literatura universal, asistió a la recepción diplomática para investigar más del país donde vivió su ídolo, que se ha convertido en su objeto de estudio

Texto y fotografías: Luis Felipe Hernández Beltrán

Ciudad de México, 06 de diciembre de 2019.- De los más de 300 invitados a la reciente Fiesta Nacional de Rumania, de todos, era el más diferente: el único que, como el resto de los varones, no portaba traje y corbata, bastó con unos jeans y chamara de mezclilla, una playera negra, sobresaliendo los piercings en su lóbulo de la oreja derecha. Sin dejar de mencionar sus botines negros con hebillas.

Nunca mencionó su nombre, tampoco se dejó tomar fotografías, pero sabía perfectamente porque debía de estar allí, en la representación diplomática del país que, según comentó a otro asistente, fue objeto de estudio desde que era niño porque ahí le habían contado que vivió Drácula, su personaje literario favorito: Rumania.

El susodicho, quería continuar con su investigación de saber si el más grande vampiro que ha existido en la literatura universal, por mucho que le haya creado una historia el escritor irlandés Bran Stoker, existió realmente, si fue tan malo como muchas indagaciones han deducido, si su nombre verdadero fue Vlad Dracúlea, si vivió en un castillo medieval en la ciudad de Transilvania que aún se conserva, y hasta si fue real el que gastaba de chupar la sangre a sus víctimas, como tantas películas, historias y series de televisión lo han etiquetado.

Aunque el conde Vlad Dracúlea o Drácula nunca fue mencionado en el discurso del encargado de Negocios y Asuntos Internacionales de la Embajada de Rumania en México, Ionut Valcu, si lo fue parte de la historia que llevó al país europeo a unificarse, la relación bilateral entre ambas naciones y la apertura del Grupo de Amistad México-Rumania de la Cámara de Diputados, entre otros puntos sociales y culturales.

Con el disfrute de un suculento bufé de platillos tradicionales de la gastronomía rumana, mexicanos, entre quienes destacaba Bernardo Aguilar Calvo, director para Europa de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE); rumanos radicados en México e integrantes del Cuerpo Diplomático acreditado en nuestro país; fueron parte del Día Nacional de Rumania celebrado amenamente en la Embajada de esa nación europea en México.

Mientras tanto, el curioso invitado, que dijo ser estudiante recién ingresado a la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), amenazó con no descansar hasta lograr dos metas de su vida: viajar a Rumania, especialmente a Transilvania, y dar con la historia verídica del verdadero Drácula para escribirla en su tesis.

Países que nos están viendo