Embajadas

Al llamado de seguir fomentando la nacionalidad libanesa

La recepción fue engalanada con la presencia de Gibran Bassil, ministro de Relaciones Exteriores y de los emigrantes de Líbano

Texto y fotografías: Luis Felipe Hernández Beltrán

Gibran Bassil, ministro de Relaciones Exteriores y de los emigrantes de Líbano, y Rudy El Azzi, encargado de Negocios A. I. de la Embajada de Líbano en México
Gibran Bassil, ministro de Relaciones Exteriores y de los emigrantes de Líbano, y Rudy El Azzi, encargado de Negocios A. I. de la Embajada de Líbano en México

“Me llamo Luis Guayda, y soy de los pocos descendientes de emigrantes libaneses que no continuó con la tradición de ponerle a sus hijos el mismo nombre que el de los padres”, compartía con este reportero, uno de los más de 200 invitados a la fiesta nacional de Líbano en el salón Baalbek del Centro Libanés, tras solicitarle una foto con su hijo, de nombre Felipe.

“Nací en la calle de Jesús María en el barrio de La Merced, que prácticamente fue una colonia fundada y a la que le dieron vida emigrantes libaneses, todos se dedicaban al comercio, principalmente a la venta de telas”, recordaba con nostalgia.

Lo que quien escribe ya no supo, pues de repente fue interrumpido por otro asistente, es si don Luis conoció Líbano, tuvo o tiene algún contacto con su familia que aún tiene por el país asiático, o si es de los pocos mexicanos con ascendencia libanesa que ya tramitó su nacionalidad, documento que tanto ha promovido entre la comunidad libanesa en México, la embajada de esa nación.

Y más con la visita de Gibran Bassil, ministro de Relaciones Exteriores y de los emigrantes de Líbano, que a su llegada al recinto, fue recibido por integrantes del Consejo Directivo del Centro Libanés, quienes agradecieron su presencia y lo invitaron a firmar el libro de visitantes distinguidos, para más tarde, en su discurso, conminar a seguir ampliando la familia libanesa: “La nacionalidad no solo se lleva en la sangre”, dijo.

Previamente, Rudy El Azzi, encargado de Negocios A. I. de la Embajada de Líbano en México, exhortó a todos los países amigos del Líbano a ayudar a los refugiados para regresar lo más pronto posible a su tierra, y generar fondos para las comunidades libanesas locales para poder sobrevivir ante la crisis.

Con un ameno coctel, mexicanos y mexicano-libaneses celebraron su fiesta nacional.

Países que nos están viendo

Suscribete al Boletin