Embajadas

Con caipiriñas celebran cariocas su día nacional

El festejo de la independencia de Brasil se realizó en medio de los recién terminados Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y los actuales Juegos Paralímpicos

Texto y fotos: Luis Felipe Hernández Beltrán

Enio Cordeiro, embajador de Brasil
Enio Cordeiro, embajador de Brasil

El Museo Soumaya se convirtió recientemente en una sucursal del sambódromo de Río de Janeiro, Brasil.

A ritmo de bossa-nova, personalidades de los ámbitos diplomático, empresarial, académico, militar y la comunidad brasileira radicada en México, desfilaron por el vestíbulo principal del recinto de la colonia Polanco para ser partícipes de la Fiesta Nacional de Brasil en nuestro país.

El embajador carioca en México, Enio Cordeiro, después de recibir a los asistentes junto con su esposa e integrantes del cuerpo diplomático de la Embajada de Brasil en México, ofreció un discurso en donde se dedicó a reiterar los lazos diplomáticos entre ambas naciones, intercambios comerciales y a subrayar que son las dos mayores economías de toda Latinoamérica. Desde luego, el brindis con la famosa y tradicional caipiriña.

Los tiempos difíciles que actualmente atraviesa el país con el territorio más grande de Sudamérica, en cuanto a política se refiere, no impidieron que los ciudadanos de Brasil sigan con la alegría que siempre los ha caracterizado, sin dejar atrás el reconocimiento por la organización de los finalizados Juegos Olímpicos y los actuales Paralímpicos; y ahora, disfrutando de su fiesta nacional.

Después de muchos años de dominio portugués, el 7 de septiembre de 1822 se declara la independencia de Brasil, misma que se ratifica hasta el 29 de agosto de 1825, cuando Portugal reconoce a Brasil como país independiente en el Tratado de Río de Janeiro.

Revista Protocolo

 

Países que nos están viendo