Antoine Evrard, embajador de Bélgica
Embajadas

Fiesta del rey de Bélgica, sin “papas a la belga” ni comunidad belga

En un festejo en el que abundaron postres de chocolate belga, el embajador Antoine Evrard anuncia visita a México de la princesa Astrid para febrero de 2019

Texto y fotografías: Luis Felipe Hernández Beltrán

El menú que ofreció la Embajada de Bélgica en México, con motivo de la fiesta de su majestad el rey Felipe de Bélgica, en la residencia del embajador Antoine Evrard, a más de 100 invitados, incluyó desde carne de res y pescado, mejillones, vegetales, pero sobre todo papas “que no a la francesa, sino a la belga”, como lo aclaró el diplomático al momento de su discurso.

La ocurrencia del embajador Evrard que generó risas entre los concurrentes, desató la polémica en el momento que los invitados compartían las mesas tipo periquera: que si realmente era Francia el inventor de esta comida, que si Bélgica las tiene registradas, que si cada país tiene una forma de cocinar distinta, que si las de “a la francesa” saben diferente, mientras que las de “a la belga” se les echa más aceite, y así las discusiones, siempre en el terreno de la cordialidad.

Lo que sí fue cierto, es que el platillo, generalmente botanero, no apareció en ninguna de las dos mesas de bufé, aunque la papa como tal sí figuró en un apetecible puré.

Otros ausentes fueron los integrantes de la comunidad belga que radica en México, y aunque desde el protocolo de recepción, muchos convidados hacían notorio ese detalle, el mismo embajador Evrard en su sermón, indicó que horas más tarde se realizaría un festejo nocturno, únicamente con residentes belgas en nuestro país.

Pero quien sí estará presente en México pero hasta febrero de 2019, será la princesa Astrid, hermana del rey Felipe, quien realizará una visita por distintas ciudades de México acompañada de una delegación de más de 100 personas de ese país europeo, entre empresarios y periodistas, acontecimiento histórico que generará diversos eventos políticos, sociales y hasta culturales.

Así se vivió en México la fiesta de su majestad el rey de Bélgica, en una alegre recepción en la que si bien no hubo “papas a la belga”, sí se pudo disfrutar de deliciosos postres de chocolate de ese país.

Países que nos están viendo