Embajadas

Filipinas celebra su fiesta nacional de forma peculiar

En vez de la tarde, como suelen realizarse en México este tipo de eventos, la convivencia fue nocturna y duró un poco más

Texto y fotografías: Luis Felipe Hernández Beltrán

En México es común que una Embajada organice la fiesta nacional del país que representa por la tarde, a la hora de la comida.

En el 121 aniversario de la independencia de Filipinas, celebrado en un conocido hotel de la Ciudad de México, la embajada de esa nación quiso hacer un cambio en la tradición diplomática: “El año pasado tuvimos una celebración más chiquita con puro coctel. Lo hicimos por la tarde porque siempre los amigos diplomáticos lo hacen en dos horas, pero en esta ocasión, tenemos tres horas de fiesta”, sin mencionar que el evento se realizó por la tarde-noche; y entre aplausos de más de 200 asistentes, iniciaba así su discurso el embajador filipino Demetrio Tuason Remedios.

Durante su perorata, el emisario filipino recordó uno de los capítulos más importantes que marcaron la historia de la amistad entre México y Filipinas: “Águilas aztecas del Escuadrón 201 acudieron a pelear por la liberación de Manila en la Segunda Guerra Mundial” y solicitó un aplauso para Horacio Castilleja Albarrán, de aquel histórico batallón mexicano, que acudió al evento acompañado de sus hijas; así como de familiares de otros integrantes, algunos de ellos ya fallecidos.

De igual forma, se dijo agradecido con la organización del Guanajuato International Film Festival, ya que Filipinas fue el primer país del sureste asiático invitado a participar en el festín cinematográfico que se celebrará del 19 al 28 de julio en San Miguel de Allende y Guanajuato capital, donde se mostrará lo mejor del séptimo arte filipino.

Además, dijo que en su país se está buscando regresar el idioma español: “es una herramienta cultural y de negocios”, expresó; y antes de concluir, reconoció al boxeador filipino Manny Pacquiao como uno de los personajes más destacados en su nación.

Antes de dar paso a la cena preparada por la reconocida chef filipina Anabel Reyna, donde destacaba un suculento lechón, filipinos en México realizaron danzas tradicionales de aquel país, mientras que el músico filipino radicado en Acapulco Yun Eulogio deleitó con música tradicional de la nación asiática celebrante.

Comentar

Comente

Países que nos están viendo