Embajadas

Libaneses en México festejan por partida doble

Ante más de 500 personas, la Embajada de Líbano en México en conjunto con el Consejo Directivo del Centro Libanés celebraron el 75 aniversario de la independencia de Líbano y el 56 aniversario del Centro Libanés

Texto: Luis Felipe Hernández Beltrán
Fotografías: Luis Hernández Reyes

La fiesta por el 75 aniversario de la independencia de Líbano y 56 aniversario del Centro Libanés, tuvo un programa vasto, lleno de alegría, melancolía y recuerdos.

Organizado en conjunto por la Embajada de Líbano en México y el Consejo Directivo del Centro Libanés, el festejo congregó a más de 500 personas que, recientemente, abarrotaron el Salón Baalbek del Centro Libanés unidad Hermes.

Los anfitriones, Ayub Safar, presidente del Consejo Directivo del Centro Libanés, y el embajador de Líbano en México, Sami Nmeir, se encargaron de dar los discursos protocolarios, resaltando los valores de esfuerzo de la comunidad libanesa que llegó a estabilizarse a México.

“Sean leales a este gran país, México, que los cobijó y les dio oportunidades de sobresalir y de éxito, pero no olviden a su patria, el Líbano; el Líbano, que se menciona setenta y un veces en la Biblia; el Líbano, la tierra natal de sus padres y abuelos”, fue la frase con la que cerró su discurso el diplomático libanés. Previamente, deseó éxito y envió felicitaciones al presidente Andrés Manuel López Obrador por el inicio de su gobierno.

Posteriormente, invitó a los descendientes de libaneses a “recuperar la nacionalidad libanesa tan pronto como les sea posible, de esta manera, ayudan al Líbano a sobrevivir y preservar su identidad y protegerlo de amenazas”, dijo.

Y para muestra, el embajador Nmeir aprovechó el momento para otorgar nacionalidades libanesas a cinco familias.

Los actos protocolarios, en los que también participó con un discurso el entonces director para África y Medio Oriente de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Jorge Álvarez Fuentes, concluyeron con un homenaje a Antonio Trabulse Kaim, promotor de la cultura libanesa en México, fallecido en marzo de 2018. Su viuda, Martha Bitar, fue la encargada de recoger el reconocimiento, al mismo tiempo que se le brindó más de un minuto de aplausos.

La velada, que se prolongó casi hasta la medianoche, continuó con una suculenta cena con distintos platillos de la gastronomía árabe al mismo tiempo que se escuchaba música en vivo, sin faltar el tradicional baile árabe del dabke, que provocó que muchos asistentes se pararan a bailar.

Países que nos están viendo