Azouz Begag


Publicada el
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Print this page

“El hombre es el enemigo de todo lo que ignora”. Se debe fomentar la movilización y la educación de los magrebíes en Francia, declaró el ex Ministro francés durante su primera visita a México

Por Sinhué Zaid Bellescusa Mendieta

La migración es un acto natural del ser humano, entonces hay que dejar que ésta se desarrolle. El verdadero desafío de la humanidad es la obligación de que el individuo acepte a los otros a pesar de las diferencias, afirmó el ex Ministro francés para la Igualdad de Oportunidades, Azouz Begag que en su primera visita a México destacó que es importante abrir las puertas a la diversidad, lo que significaría mayor tolerancia y por lo tanto más democracia.

Azouz Begag, quien también se desempeña como escritor, se ha interesado en las fronteras desde el plano sociológico, económico y político, principalmente entre la región Norte de África –también conocida como Magreb- y Europa. Lo que ha derivado en diversos trabajos, sobre todo literarios que cuentan la situación de los “Beurs” –jóvenes franceses de origen magrebí- ligados al rechazo de la diferencia y que enfrentan problemas como pobreza, falta de educación, desempleo y racismo.

Este interés surgió porque Begag vivió en carne propia esta situación, manifestando que él como hijo de inmigrantes tuvo que vivir momentos muy difíciles, ya que pasó diez años en el barrio bajo, pero añadió que gracias a la educación, treinta años después se convirtió en ministro.

Es por eso que para dar solución al conflicto de los magrebíes en Francia Azouz Begag plantea dos cosas: primero favorecer las movilizaciones, ya que en los barrios pobres por falta de dinero no se buscan nuevas oportunidades; y en segunda instancia la educación, atrayendo a los hijos de los inmigrantes a las escuelas de élite para que amplíen su geografía mental.

Manifestó que “el hombre es el enemigo de todo lo que ignora”, de tal modo, la movilización y la educación son elementos que van a permitirles luchar contra el miedo, aquel que muchos políticos originan diciendo que son un peligro para la identidad nacional, generando una cultura del rechazo y racismo hacia los inmigrantes.

Igualdad de oportunidades

De 2005 a 2007 Begag fue Ministro para la Igualdad de Oportunidades y el primero en llegar a esta instancia surgido de la inmigración árabe-magrebí. Acerca de este periodo afirmó que fue un combate, una guerra muy difícil, no sólo defendió la igualdad de oportunidades para los árabes, sino también para los negros y para todo el mundo, ya que considera que eso es Francia: libertad, igualdad y fraternidad.

Agregó que en esta etapa tuvo muchos desacuerdos en la cuestión de los inmigrantes con Nicolás Sarkozy, quien en ese momento era Ministro del Interior. Al respecto Begag argumentó “continúo defendiendo la idea de que no hay que dividir la población de una nación y no hay que jugar con el miedo para ganar las elecciones”.

Consideró que existe un paralelismo entre los inmigrantes que salen de África para ir a Francia, España, Italia y los mexicanos que van hacia Estados Unidos, porque son personas que simplemente intentan sobrevivir, pagan mucho dinero para atravesar la frontera, para tener oportunidades ellos y sus familias que se quedan en su país de origen. Con esto se cuestiona la cooperación entre los países ricos y los no tan ricos, que es indispensable para lograr un equilibrio.

Del barrio al Ministerio

Azuoz Begag nacido en Lyon y que en 2005 fue distinguido como caballero de La Legión de Honor por su trabajo como militante asociado y también por su itinerario social de la transición de barrio a ministro, ha aceptado la idea de ser un modelo para los niños pobres que en su mayoría tienen como ejemplo a seguir a Zidane, Maradona u otros jugadores y ven al futbol como la única posibilidad para ser alguien respetable. Sin embargo, cree que se les debe abrir el panorama y mostrarles que también existe la posibilidad de ser ministro, profesor, periodista u otra cosa.

En esta visita a México Begag fue invitado por la embajada de Argelia en este país para formar parte de Rostros de la Francofonía, algo que considera muy importante porque en Francia hay cerca de 7 millones de personas ligadas a Argelia. Además  afirmó “nosotros los hijos nacidos en Francia y de origen argelino, somos una especie de puente entre estas dos naciones”.

Su participación en Rostros de la Francofonía consistió en dos conferencias, una en el Instituto Matías Romero y otra en el Colegio de México donde habló de migración y diversidad. Asimismo, dijo que al ser un hijo que está entre dos culturas, es parte importante de la luz de la francofonía y agregó “cuando Francia se abra más a la diversidad cultural, la luz de Francia en el mundo se va a desarrollar”.

Incursiona en el cine

Azouz Begag ha incursionado en el cine realizando el guión de Camping à la ferme y de Le Gone du Chaâba, este último inspirado en su obra literaria que lleva el mismo nombre y que manifiesta su experiencia como hijo de inmigrantes en Francia. Su interés en el cine se dio porque lo ve como el instrumento más importante para tocar a los pobres, porque a ellos les gustan las imágenes y seguramente todos tienen un televisor y tienen fácil acceso al Dvd o videocasetes.

Enamorado del cine social italiano de los años 70 y de películas como Pan y Chocolate de Franco Brusati y Brutos Sucios y Malos de Ettore Scola mencionó acerca de la importancia del cine: “cuando hago un libro que cuesta 20 dólares, sé que los pobres no pueden comprarlo, pero si hago una película a partir del libro entonces puedo llegar a ellos. Por lo tanto voy a hacer mucho cine para traspasar esa frontera y poder llegar a esa gente”.

Otra de las facetas de Begag es como autor de literatura infantil, al respecto manifestó: “creo que todos llevamos un niño en el corazón, siempre hay que guardarlo vivo porque es el niño que toca las emociones culturales espontáneas y las más profundas de la humanidad. Quiero escribir libros que los niños puedan leer, porque hacer política también es llegar a los jóvenes, pero sobre todo a los niños”.

También fue profesor invitado en la Universidad de los Ángeles de octubre a diciembre de 2008 y actualmente se encuentra escribiendo un libro sobre Barack Hussein Obama con quien simpatiza, porque considera que ganó las elecciones sin tocar los problemas migratorios y ve en él una imagen de la esperanza.

Además está en proceso de escribir una historia para el cine que contará las vicisitudes de dos amigos que viven en el barrio y cuando crecen uno se convierte en vendedor de droga mientras que otro llega a ser ministro, entonces intentará explicar  el  porqué dos amigos que crecieron en las mismas condiciones sociales toman caminos tan antagonistas.

Otra de sus labores será prohibir –en todos los países de la comunidad europea- que los inmigrantes sean usados como anzuelos para llamar la atención en las elecciones, ya que es peligroso para la democracia y para la humanidad. Asimismo, argumentó “hay una necesidad muy importante de solidaridad nacional e internacional para intentar darle oportunidad al futuro. La cuestión de la migración es un punto muy revelador de los desafíos de la humanidad, porque cuestiona la identidad, la cultura de la tolerancia, la política y muchos otros factores.

Durante su estancia en México Azouz Begag notó la desigualdad en el país, ya que en los cerros se puede ver la diferencia social y una segregación espacial muy marcada como si fuera otra nación, se muestra la violencia del éxodo rural y todos los jóvenes que creen que la sociedad va a ser la oportunidad, viven en barrios aglutinados esperando un milagro.

Revista Protocolo

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>