Gourmet

¡A preparar unos deliciosos chongos zamoranos!

El gobierno del estado de Michoacán comparte la historia y receta de uno de los postres representativos de la entidad y de todo México

Revista Protocolo

Ciudad de México, 9 de abril de 2020.— Michoacán es una tierra de sabores, no por nada, la gastronomía del estado es una de las más reconocidas internacionalmente.

Los platillos salados que se preparan en cada región son de los más aclamados, sin embargo, para aportar algo dulce a la culinaria mexicana, Michoacán se lució y nos dejó un postre a base de leche cuajada, los chongos zamoranos.

Se dice que ese delicioso postre, originario de Zamora, Michoacán, nació por accidente en las cocinas de la época de la Colonia.

Cuenta la historia que, debido a la enorme producción lechera de la zona, era necesario cuajarla para conservarla mejor y con ella poder elaborar quesos. Sin embargo, existen dos relatos sobre su creación, por un lado, se dice que una enamorada despistada añadió cuajo a su leche y posteriormente decidió verter un poco de azúcar. Mientras que, por el otro, cuentan que campesinos de la región agregaron erróneamente azúcar en lugar de sal a la preparación del queso. ¿Cuál será la verdadera? No se sabe, pero de lo que sí hay seguridad, es que el resultado fue delicioso.

El nombre proviene de la palabra de origen náhuatl tzontli, que significa cabellos, y se refiere a la forma que la leche toma al cuajarse y cocerse de nuevo, una especie de nudos similares a los que se hacen en el cabello.

Al ser un postre de sencilla preparación y exquisito sabor, diversas empresas comenzaron a elaborarlo de forma industrial para comercializarlo enlatado, sin embargo, no hay como disfrutarlos frescos y aquí te decimos cómo prepararlos.

Ingredientes

  • ¾ kg de azúcar
  • Dos litros de leche
  • Dos limones
  • Una raja de canela
  • Una pastilla de cuajar (se consigue en la farmacia)

Preparación

  1. Mezcla el azúcar con la leche y déjala entibiar. Posteriormente, disuelve la pastilla de cuajar en dos cucharadas de agua hirviendo e incorpora a la leche. Esta mezcla, se cubre con un trapo limpio y se deja reposar en un lugar tibio, hasta que la leche quede bien cuajada.
  2. Cuando la mezcla esté completamente cuajada, córtala en pequeños cuadros dentro del recipiente. Agrega el resto de los ingredientes: el jugo de los dos limones y la canela, sin revolver, únicamente se colocan encima. Esta mezcla se pone a hervir a fuego lento hasta que comience a tomar un color ámbar, forma retorcida y su consistencia sea dura.
  3. A disfrutar de la tradición dulce de Michoacán, chongos zamoranos.

Países que nos están viendo