Internacional

Agua después de bañarse, heces fecales y hasta papas fritas… ¡negocio millonario en internet!

Desata modelo británica polémica en internet con la venta de frascos con agua que usó mientras se duchaba

Texto: Luis Felipe Hernández Beltrán

Considerada una celebridad mundial del internet, principalmente de las redes sociales, la modelo cosplay británica Mary Belle Kirschner aprovechó su fama y sus más de cuatro millones de seguidores que tiene en Instagram para poner a la venta frascos con agua que utilizó para bañarse.

En su página de internet https://www.belledelphinestore.com/, la modelo precisa que el agua, a la que se le bautizó como “Belle Dolphine”, no es para beber ya que es únicamente con fines sentimentales, además de detallar que la recolectó “mientras jugaba en el baño” al momento de ducharse.

La venta de cada frasco, que inició desde el pasado viernes 5 de julio de 2019, tuvo un costo de 30 dólares y fue tanta la demanda del producto que ¡ya se agotó!, pero eso sí, según se especificó, “pronto habrá más”.

La publicación-venta generó todo tipo de reacciones en redes sociales, desde sus fanáticos que además de defender a su ídolo dijeron que estarían dispuestos a comprar el producto, hasta detractores que señalaron de estúpida y banal la acción.

La insólita venta de frascos con el agua que Mary Belle Kirshner usó para bañarse, no es el primer registro de objetos insólitos que en el mundo se ofertan en internet o por correo tradicional. La historia data a 1961 cuando el artista de performance italiano Piero Manzoni puso a la venta 90 latas cada una con 30 gramos de su excremento y al igual que la modelo británica… ¡Todas se vendieron!

En 2005, la página de ventas y subastas e-bay anunció la venta de una papa frita en forma de mitra y logró venderse ¡en mil 209 dólares! El dueño del objeto, que nunca se reveló su identidad, aclaró que como cualquier persona, compró una bolsa de papas fritas y al ver que una tenía parecido al accesorio que usan el papa y otros jerarcas católicos en la cabeza, decidió ponerla a la venta “para ver qué pasaba”, sin esperar todo lo que obtendría.

Obras de arte hechas con sangre y otros fluidos corporales, así como basura y cadáveres de animales, también se venden en internet; y para que usted le vaya pensando, querido lector o lectora, ¡es un negocio que deja ganancias millonarias!

Comentar

Comente

Países que nos están viendo