Internacional

Con Kassym-Jomart Tokayev inicia Kazajstán una nueva era / I

El país asiático demostró su propio modelo de sucesión evolutiva de poder

Revista Protocolo

Ciudad de México, 18 de junio de 2020.— El año 2019 fue un periodo de una nueva etapa histórica para Kazajstán. Por primera vez en la práctica política interna se llevó a cabo un tránsito de poder, un tema clave y responsable en la agenda nacional.

El momento estuvo en las elecciones presidenciales después de las cuales Kassym-Jomart Tokayev ganó el mandato de confianza pública, por lo tanto se convirtió no solo en un jefe de Estado legítimo, sino que también obtuvo el reconocimiento popular electoral. El país entró en una nueva etapa histórica llena de nuevas esperanzas y expectativas.

Al mismo tiempo, la primera experiencia en el cambio del poder supremo fortalece la atención personal a la labor del presidente Tokayev y esto es lógico ya que el país se encuentra en una etapa importante de la historia cuando se establece la trayectoria del desarrollo posterior, además aumentó significativamente la atención internacional a los procesos internos de Kazajstán y sus acciones en el escenario mundial.

El 12 de junio de 2019, Kassym-Jomart Tokayev asumió oficialmente el cargo de jefe de Estado y sin perder tiempo determinó las principales áreas de actividad y estableció prioridades para el trabajo del aparato estatal. El gerente experimentado construyó inmediatamente una línea clara de política estatal, confirmó la continuidad de la política exterior e incluso durante la inauguración anunció que continuaría implementando los programas estratégicos del primer presidente de Kazajstán, Elbasy Nursultan Nazarbayev, y que todas las nuevas iniciativas se centrarán en la especificidad y la eficacia.

Durante ese año, Tokayev aseguró una transferencia de poder suave y estable que es una condición clave para el tránsito del poder. Por un lado, continúa implementando el curso estatal actual, y por otro, trajo un nuevo impulso, asegurando el desarrollo evolutivo. El segundo líder kazajo establece un nuevo vector para el desarrollo del Estado basado en el diálogo con la sociedad, el pluralismo de opiniones y la diversidad de puntos de vista.

El momento del tránsito político en Kazajstán coincidió con el periodo de cambios y transformaciones globales que también dejó su huella en las acciones del nuevo líder kazajo. Kazajstán también enfrentó la tarea no solo de seguir su propio camino sino también en vista de las obligaciones internacionales del país, demostrar la inmutabilidad de todos los acuerdos con sus socios, la estabilidad en el desarrollo actual y el deseo de explorar nuevos horizontes de crecimiento.

En las realidades cambiantes, Tokayev tuvo que buscar nuevas formas de trabajo cuando era necesario mantener la estrategia general de desarrollo estatal de la República de Kazajstán.

(Mañana, segunda de cinco partes)

Países que nos están viendo