Internacional

Elecciones en Estados Unidos 2020: Panteras Negras vs. Tigres Blancos

  • Trump: “el hombre más peligroso del mundo”
  • A cien días de las elecciones, crecen las dudas de una victoria
  • 34 millones de demócratas ya emitieron sus votos por correo

Jeanette Becerra Acosta

Para Donald Trump, la letal combinación de un desenfrenado aumento de muerte y contagios del COVID-19 y la creciente ola de manifestaciones antirracistas en Estados Unidos, aunado sus irracionales decisiones, absurdos exabruptos e incoherentes y banales expresiones, detonaron como una bomba que presagia el fin de sus aspiraciones a ser reelecto para un segundo periodo en la Casa Blanca.

¿Qué presidente del país más poderoso del mundo se pone a hablar del ahorro de agua que se usa en la ducha y las lavavajillas; de su pelo y de bombillas incandescentes “anticuadas” —para ahorrar energía—, cuando hasta el miércoles había tres millones 980 mil contagiados y más de 142 mil muertos a causa de la pandemia?, cuestionaron congresistas y analistas políticos.

En una serie de comentarios a veces divagantes, Trump ejemplificó ante un grupo de simpatizantes reunidos en uno de los jardines de la residencia presidencial que “te duchas, el agua no sale. Quieres lavarte las manos, el agua no sale. Entonces, ¿qué haces? ¿Te quedas ahí más tiempo o te duchas más? ¿Porque mi cabello, no sé tú, pero tiene que ser perfecto?”.

Y sobre los focos de bajo consumo, uno de los temas que le molestan demasiado, aparentemente más que la crisis del virus, “porque cuesta cinco veces más y te hace ver naranja”, prometió que para diciembre acabará con las regulaciones que existen y el país regresará al uso de las bombillas comunes y corrientes en beneficio de los consumidores.

Mientras tanto, su opositor demócrata, Joseph Biden, que sigue manteniendo un bajo perfil, agazapado tras bambalinas, quizá como parte de una estrategia electoral de dejar el camino libre para que el republicano siga cometiendo error tras error y hablando incoherencias, al fin fue centro de atención de las cadenas de televisión que casi nunca lo proyectan, luego de recibir esta semana un importante espaldarazo de su antiguo jefe, cuando solo faltan 100 días para las elecciones en Estados Unidos.

Brevemente, su comité de campaña difundió ayer jueves un extracto del video que muestra al exmandatario estadounidense Barack Obama discutiendo con Biden, quien fuera su vicepresidente, acerca de la cuestionada gestión de la pandemia de coronavirus por parte de Trump.

Todo el país los vio juntos en sus pantallas de televisión. “No puede entender su incapacidad para empatizar con lo que la gente está sintiendo”, dijo el demócrata y Obama respondió que la capacidad de Biden para relacionarse e identificarse con los ciudadanos es una de las razones por las que lo eligió para ser su segundo durante su gobierno. “Fue la razón por la cual fuiste tan efectivo”, le dice en el video.

Biden lidera las encuestas de cara a la presidencial del 3 de noviembre, con promedio de 49.2 frente a 40 de Trump, según el compilado de encuestas Real Politics, pero en una elección que se decide estado por estado podrían darse sorpresas. El complicado sistema electoral en el vecino país, donde se gana o se pierde la presidencia por decisión de un Colegio Electoral y no por el voto popular, es la única lucecita que brilla tenue en el oscuro trayecto de su reelección y que fortifica su ego de tenaz guerrero.

Sin embargo, le cayó otra bomba de alto poder con la publicación del libro de su sobrina Mary Trump, titulado Demasiado y nunca suficiente: cómo mi familia creó al hombre más peligroso del mundo, en el que acusa al padre de Donald Trump de crear una dinámica familiar tóxica que explica cómo actúa el presidente hoy. Mary, cuyo padre, Freddy Trump, murió de alcoholismo, escribe que “ya no podía permanecer en silencio” después de los últimos tres años de la presidencia de su tío.

La sobrina incómoda, no es solamente una socialité en el exclusivo círculo de los ricos y famosos en Nueva York, es una sicóloga clínica con un doctorado de la Universidad Adelphi en su estado natal. Hija del hermano mayor del presidente, Fred Trump Jr., opina en su libro que su tío cumple con los nueve criterios de narcisismo clínico y que también puede sufrir un trastorno de personalidad antisocial y dependiente así como de una “discapacidad de aprendizaje y no diagnosticada que durante décadas ha interferido con su capacidad para procesar información”.

El pasado martes, el primer día que salió a la venta el libro, ya se habían vendido 950 mil ejemplares, incluyendo preventas, libros electrónicos y audiolibros, no obstante la orden que promovió Robert, hermano del presidente, a fin de bloquear la aparición pública de esta obra analítica y biográfica, según el editor de Simon & Schuster. Además de describir a los miembros de su familia, Mary reveló durante una entrevista con el Washington Post, que el presidente es “virulentamente racista”, y lo relacionó con el “antisemitismo instintivo de su familia”.

Reiteró enfática que nunca creyó que Donald ganaría la elección de 2016, pues pensaba que no debería, porque es un hombre sin principios y que nadie votaría por él. “Estaba horrorizada por el abrazo evangélico blanco porque sabía que él no tiene convicciones profundas sobre la religión de una forma u otra y consideraba ir a la iglesia como un sitio ideal para una sesión de fotos.”

Consciente de los peligros que nublan su camino hacia la Casa Blanca en enero de 2021, la campaña de Trump decidió reestructurar su cúpula, y sustituyó de la jefatura a Brad Parscale y por Bill Stepien. Aun así, Donald Trump tacha las encuestas de “falsas” y se ha reservado la opción, como había hecho en 2016, de no reconocer el resultado de las elecciones. Una actitud sin precedentes en la historia de la democracia estadounidense.

Otro aspecto inédito, resultado de la pandemia del coronavirus, es la ascendente preferencia de votar por correo, para evitar grandes concentraciones de votantes en las urnas. El presidente insiste en que esta forma de sufragar es fácilmente corrompible e inválida pues no está debidamente corroborada. Lo que no dice es que él mismo vota por correo. Pero es un hecho. Cerca de 34 millones de demócratas ya emitieron su voto, y los principales estados como Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut aún no han informado los resultados oficiales, lo que significa que el número probablemente sea millones más.

Más aún, muchos congresistas demócratas reiteraron que la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a Washington, fue una decisión para politizar las relaciones entre México y Estados Unidos y una distracción en medio de la epidemia de COVID-19, mientras que el equipo de Donald Trump usó el discurso del mandatario mexicano para promocionarse electoralmente en Twitter.

El Caucus Hispano en el Congreso, organización de 38 legisladores demócratas cuyo objetivo es darle voz a la población hispana y fomentar una agenda incluyente, aseguró que la reunión con el presidente López Obrador “distrae la atención sobre lo que realmente es urgente. En este momento, el foco debería estar en el mal manejo que se ha hecho de la pandemia, especialmente la crisis en California, Texas, Florida y Arizona, estados con una población latina muy importante”.

Trump, que buscaba el voto mexicoestadounidense, nunca imaginó que latinos y negros se unirían en un solo grupo que se denomina “Black Lives Matter” (Las Vidas de los Negros Importan). Esta impensable coalición tuvo un pasado antagónico entre las dos razas, hoy se ven miles de latinos con pancartas que rezan en español, “Tu lucha es mi lucha”. Abundan caras morenas de jóvenes que habían marchado antes, durante el movimiento de derechos de los inmigrantes. No cabe duda que en la mente de estos manifestantes, sus luchas contra el racismo están unidas.

Durante años, “Black and brown” ha sido un lema en la política de los demócratas y en los círculos de activistas liberales que lo promueven al imaginar a los dos grupos minoritarios como una coalición tanto con poder electoral como con una serie de preocupaciones compartidas sobre igualdad salarial, justicia penal, acceso a la atención médica y otros temas. Ante este panorama, Trump envió esta semana a agentes federales a reprimir las manifestaciones, sobre todo en Oregón y Chicago, donde los manifestantes, considerados como “pandilleros” y “anarquistas”, fueron brutalmente diseminados con gases y muchos “levantados” y forzados a abordar autos no oficiales como lo hacían las peores dictaduras del Cono Sur en la década de los setenta, hace 50 años. Entonces, la visita del mandatario mexicano con “fines electorales”, no ayudará mucho a su amigo y sí en cambio será, con los demócratas en el poder, una “escabrosa y difícil convivencia con México”.

Uno de los grandes íconos del Partido Demócrata, John F. Kennedy, dijo: “Perdona a tus enemigos, pero nunca olvides sus nombres.”

Países que nos están viendo