Internacional

Israel: 68 años de logros que impactan al mundo

Las máximas contribuciones al mundo de parte de Israel son la cámara en una píldora para uso médico, el riego por goteo y la telefonía a través de internet

Consolidación del nuevo Estado de Israel
Consolidación del nuevo Estado de Israel

Hablar de la historia de Israel, es centrarse desde los tiempos antes de Cristo, con la llegada del pueblo hebreo que, huyendo de distintas civilizaciones, se establece en la “Tierra prometida” que, según la Biblia en el antiguo testamento, en el capítulo del Éxodo, era la tierra que debían de ocupar los “hijos de Israel”.

Después de más de dos mil años, al mismo tiempo que se desarrollaron congresos en diferentes partes del mundo; por indicaciones de la Organización de las Naciones Unidas, el 14 de mayo de 1948, el pueblo judío logra armar un Estado propio, independiente y soberano, regido, desde entonces, por su propia constitución.

Recibiendo a una inmigración masiva

Algunos inmigrantes de Israel fueron sobrevivientes del holocausto de la Segunda Guerra Mundial
Algunos inmigrantes de Israel fueron sobrevivientes del holocausto de la Segunda Guerra Mundial

Una vez ya conformado como Estado, Israel estuvo poblado, en su mayoría, por judíos de otros países que llegaron a esa zona a establecerse, así como por habitantes árabes; con el paso del tiempo, sobrevivientes del holocausto de la Segunda Guerra Mundial y quienes huían de las persecuciones judías en otras naciones, poblaron el Estado de Israel.

Según el Ministerio de Absorción de Inmigrantes de Israel, se calcula que, año con año, llegan entre 20 mil y 25 mil inmigrantes al país asiático. Dada la importancia numérica de este sector de la sociedad, desde 1995 se celebra el Día de la Aliá, aunque gubernamentalmente no está considerado como oficial, lo festejan en conmemoración a todos los inmigrantes que han poblado Israel.

Actualmente, la apertura social en Israel ha permitido que no solo judíos y árabes conformen la comunidad de inmigrantes, también se han establecido cristianos católicos y evangélicos.

Inmigrantes para establecerse en Israel
Inmigrantes para establecerse en Israel

Haciendo florecer al desierto

Sistemas de riego israelíes

Israel, es uno de los tantos países que padece dificultades por la escasez de agua, pero esto no ha hecho imposible el tener una amplia red de acueductos que permite contar con regadíos en las zonas áridas.

Se aprovecha la totalidad del potencial de agua dulce, por lo que científicos israelíes han diseñado tecnologías para poner en práctica medidas tecnológicas como sistemas de riego que provocan la desalinización del agua marina o la contención de agua que se evapora en zonas de cultivo; esta tecnología ha sido adoptada en numerosos países como Colombia, Estados Unidos y México.

Invención de los calentadores solares de agua

Calentador solar israelí para agua

Si a alguien el mundo le debe la existencia de los calentadores solares de agua, es a Israel, cuya única intención fue la de aprovechar de manera eficiente una energía limpia, renovable y segura, para contribuir de manera importante en la reducción de gases de efecto invernadero causantes del cambio climático.

Son aparatos que utilizan el calor del sol para calentar agua, especialmente la que se usa en albercas y servicios sanitarios, en ambientes domésticos e industriales; aunque su costo suele ser elevado, llegan a ahorrar hasta un 80 por ciento de gas.

Países como China, Japón, Estados Unidos y hasta México, han adoptado el modelo del calentador para fabricarlos con distintas marcas, pero aunque su efectividad y eficiencia está comprobada, siguen siendo las empresas israelíes las que lideran el mercado mundial.

Ayudando a otros países

Israel siempre ha brindado ayuda humanitaria a otros países

Israel es el país que más ayuda humanitaria proporciona a otras naciones en situaciones complicadas, por medio de distintas campañas para proporcionar atención médica y psicológica a niños que están heridos a consecuencia de las guerras de otros países, así como apoyo económico y en especie a otras naciones en situaciones de desastres naturales.

Pero no solo la ayuda es de tipo humanitario, también académico, pues es uno de los países que ofrecen facilidad en becas para que estudiantes de otras partes del mundo acudan a las más prestigiadas universidades israelíes como la Hebrea de Jerusalén, la de Tel Aviv, o el Instituto Weizmann de Ciencias, para continuar y reforzar sus estudios.

Shmuel Yosef Agnón, premio Nobel de Literatura

Shmuel Yosef Agnón, premio Nacional de Literatura en 1966

A finales de 1966, una noticia impactó al Estado de Israel: Shmuel Yosef Agnón (Buczacz, Ucrania, 19 de julio de 1888 – Jerusalén, Israel, 17 de febrero de 1970), un escritor israelí que hasta ese momento no gozaba de un reconocimiento mundial, más que nacional, era anunciado para que junto con la dramaturga alemana Nelly Sachs, obtuviera el Premio Nobel de Literatura.

Este acontecimiento está considerado como uno de los más importantes para Israel, debido a que fue el primer Premio Nobel otorgado a un israelí; entre sus principales libros destacan los títulos: El ajuar de la novia (1919) y Cuentos de Jerusalén (1959), entre otros.

La obra de Agnón se caracteriza por su prosa narrativa con detalles característicos de la cultura judía; sus libros se han traducido a más de 30 idiomas en todo el mundo.

1967: Reunificación de Jerusalén

Jerusalén se convierte en la capital del Estado de Israel
Jerusalén se convierte en la capital del Estado de Israel

En junio de 1967, un lamentable acontecimiento bélico marca la historia de Israel; lo que históricamente se le conoce como “La Guerra de los Seis Días”, un conflicto armado en el que Israel y Jordania se peleaban el territorio de Jerusalén Oriental, dejando prácticamente en ruinas la ciudad, a excepción de algunos puntos relevantes como el Muro de los Lamentos.

El ejército israelí logra vencer en aquella guerra, por lo que el parlamento proclama la legalización de la ciudad de Jerusalén y ésta pasa a convertirse en la capital del país.

Actualmente, Jerusalén está convertida en la ciudad israelí que alberga a ciudadanos de otras partes del mundo y practicantes de diferentes doctrinas religiosas, conviviendo entre sí en una paz armónica llena de intercambios culturales en sus habitantes.

Paz con Egipto

Teniendo como intermediario al presidente James Carter, el presidente egipcio Anwar el-Sadat y el primer ministro israelí, Ménajem Beguin, logran la paz de sus dos naciones, tras varios años de guerra
Teniendo como intermediario al presidente James Carter, el presidente egipcio Anwar el-Sadat y el primer ministro israelí, Ménajem Beguin, logran la paz de sus dos naciones, tras varios años de guerra

Desde su nacimiento en 1948 hasta inicios de 1979, Israel había mantenido una guerra con Egipto que parecía no tener fin.

Sin embargo, el grito de paz que ciudadanos israelíes y egipcios proclamaban tras la derrama de cientos de pérdidas humanas inocentes, se hizo escuchar por los entonces mandatarios de ambas naciones: el presidente egipcio Anwar el-Sadat, y el primer ministro israelí Ménajem Beguin.

Convocados por el entonces presidente estadounidense James Carter en la ciudad de Washington, el 26 de marzo de 1979 se firma el Tratado de Paz entre ambas naciones, terminando así con más de 30 años de conflictos bélicos.

Este acontecimiento está considerado como uno de los más importantes en la historia de la humanidad, pues fue el primer tratado de paz que Israel sostuvo con una nación árabe. Desde entonces, a la fecha, ambos países mantienen excelentes relaciones diplomáticas.

Industria espacial

Israel con su tecnología, crea, fabrica y lanza sus propios satélites espaciales

Pocos son los países que pueden presumir de tener una industria dedicada al espacio con su propia tecnología y personal capacitado para laborar en ella.

Israel, desde 1983, cuenta con la Agencia Espacial Israelí, con el objetivo de coordinar la investigación espacial en Israel con fines comerciales y científicos; este organismo ha funcionado para la investigación académica y el desarrollo tecnológico; así como para promover el estudio sobre el espacio en las generaciones.

Entre los logros que ha obtenido Israel en su industria espacial, se encuentra la creación y el lanzamiento del satélite “Horizonte” en 1988; así como dedicarse a la fabricación de cohetes espaciales, satélites, misiles, tecnologías de propulsión y hasta relojes atómicos, todo con tecnología israelí que podrá ser adquirida por otros países del mundo.

La Agencia Espacial Israelí trabaja en conjunto con la RKA de Rusia y con la NASA de Estados Unidos, desarrollando programas espaciales e intercambiando información entre sí.

1991: Un millón de inmigrantes en 10 años

De diferentes partes del mundo, entre 1981 y 1991, llegaron inmigrantes, en su mayoría judíos, a asentarse en el Estado de Israel
De diferentes partes del mundo, entre 1981 y 1991, llegaron inmigrantes, en su mayoría judíos, a asentarse en el Estado de Israel

Como ya se mencionó anteriormente, Israel está considerada una nación de inmigrantes.

Pero según censos de 1991, más de un millón de inmigrantes, en su mayoría judíos provenientes de distintas partes del mundo como Rusia, llegaron hasta esas tierras para establecerse; en ese mismo tiempo, se llevó a cabo la “Operación Salomón”, para rescatar a judíos de Etiopía.

Dada la impresión que generó en el parlamento israelí la cantidad de inmigrantes, se promulgó la “Ley del Retorno”, que otorga el derecho de inmigrar a Israel.

Actualmente, Israel cuenta con más de ocho millones de habitantes; año con año, se contabilizan más 160 mil habitantes nuevos en Israel, entre los que nacen y los que inmigran de otros países.

Paz con Jordania

Celebración del tratado de paz entre Israel y Jordania

Lo que parecía no tener fin, sin negociaciones ni avisos previos, llegó.

Cansado de tantas guerras y pérdidas humanas entre Jordania e Israel, en 1985, el entonces primer ministro israelí, Shimon Peres, buscó la negociación con las autoridades jordanas para por fin poner un alto a la guerra que desde 1948 había comenzado.

Para ello, buscó la tribuna de la Asamblea de las Naciones Unidas, que originaron pláticas de paz con representantes de los gobiernos de ambos países, mismas que duraron nueve años.

Fue hasta el 26 de octubre de 1994, en la región del Medio Oriente de Aravá, cuando Abdelsalam al-Majali e Isaac Rabin, primeros ministros de Jordania e Israel, respectivamente, firmaron el tratado de paz, que aparte de la abolición del fuego, comprende otros puntos como la demarcación de la frontera, asuntos acuáticos y de seguridad; respetando los lugares de ambos países con un simbolismo histórico y las religiones que se profesan en ambas patrias.

Películas premiadas internacionalmente

Sallah Shabati, en 1964, fue la primera película israelita nominada al Oscar como mejor película extranjera

En tan poco tiempo, Israel también ha conquistado el mercado cinematográfico mundial.

Diferentes largometrajes y cortometrajes han logrado nominaciones a los deseados premios como el Oscar, o los Globos de Oro, y consideraciones de los principales festivales de cine del mundo, como Cannes, Berlín y San Sebastián.

La película Sallah Shabati (Ephraim Kishon, 1964) fue la primera cinta israelita que trascendió internacionalmente, al ser nominada al Oscar como mejor película extranjera y que llevó a la fama al actor Chaim Topol que después figurara en el teatro de Broadway con El violinista en el tejado.

En esa misma distinción, siguió El policía (1971), del considerado mejor director de cine israelita de todos los tiempos, Ephraim Kishon; Te amo, Rosa (1972) y La casa en la calle Chelouche (1973), ambas de Moshé Mizrahi; Operación Thunderbolt (1977), de Melahem Golan; Más allá de las paredes (1984), de Uri Barbash; Beaufort (2007), de Joseph Cedar; Vals con Bashir (2008), de Ari Folman; Ajami (2009), de Scandar Copti y Yaron Shani, y Footnote (2011), de Joseph Cedar.

Pero también el llamado cine de arte ha aportado películas israelíes como Caminando bajo el agua (2004), de Eytan Fox; así como el reconocimiento a histriones de la talla de Natalie Portman o Bar Rafaeli.

La nación Hi-Tech

Ephraim Kishon, considerado el mejor director de cine israelí de todos los tiempos
Ephraim Kishon, considerado el mejor director de cine israelí de todos los tiempos

La agroindustria, la navegación espacial y los calentadores solares de agua, son solo una probadita de lo que en tecnología ofrece Israel; desde 1990 Israel figura en el campo de la ciencia y la industria.

Con pocas fuentes de energía, Israel fue el país pionero en uso de energía solar y esto gracias a la creación de la Corporación Eléctrica de Israel y el Centro de Investigaciones de Energía Solar de la Universidad de Ben Gurión, que prueban una gran variedad de tecnologías termales y fotovoltaicas basadas en energía solar.

En la medicina, los israelíes contribuyeron a la revolución biotecnológica, convirtiéndose en la cuarta potencia mundial de patentes biotecnológicas, además de contar con más de 900 compañías dedicadas al desarrollo de tecnología sanitaria, así como la infraestructura tecnológica usada para la investigación médica.

La robótica, es otro de los campos donde figura Israel, pues producen robots diseñados para distintas tareas de funciones industriales, al igual que en la nanotecnología, cuyos sistemas novedosos han fortalecido a la medicina mundial.

Aunque las máximas contribuciones al mundo de parte de los israelitas son la cámara en una píldora para uso médico, el riego por goteo y la telefonía a través de internet.

Todos estos proyectos, están apoyados por el gobierno israelí gracias a los presupuestos que reciben para seguir produciéndose, y ni qué decir del apoyo gubernamental que las universidades reciben para seguir fomentando la investigación y el desarrollo tecnológico.

Diez premios Nobel

En 68 años, diez israelitas han puesto muy en alto el nombre su país al recibir en las áreas de literatura, economía, física, química, matemáticas y paz el tan ansiado Premio Nobel.

El primero fue el ya mencionado literato judío Shmuel Joseph Agnón con el Premio Nobel de Literatura en 1966.

Siguió en 1978, el entonces primer ministro, Menájem Beguín, con el Premio Nobel de la Paz por haber firmado, con el presidente egipcio Anwar el-Sadat, los acuerdos de paz entre sus respectivas naciones; con la misma distinción, en 1994, los primeros ministros Shimon Peres e Isaac Rabin, tras haber buscado la paz con Palestina en los “Tratados de Oslo”.

En 2002, la figura del psicólogo Daniel Kahneman recibió el Premio Nobel de Economía por haber integrado aspectos de la investigación psicológica en la ciencia económica, especialmente en lo que respecta al juicio humano y la toma de decisiones bajo incertidumbre.

En 2004, los biólogos Aarón Ciechanover y Avram Hershko ganan el Premio Nobel de Química por sus investigaciones en la degradación de proteínas.

Pero continuó el matemático Robert Auman, al ganar el Premio Nobel de Economía en 2005 por sus estudios en ampliación de conflicto y cooperación en la teoría de juegos.

La estudiosa de la materia cristalina Ada Yonath fue condecorada con el Premio Nobel de Química en 2009, por sus estudios en la estructura de los ribosomas en los cristales.

El último Premio Nobel que hasta el momento ha obtenido un israelí, fue el de Química en 2011, para el científico Dan Shechtman, tras descubrir a los cuasicristales como productores de agujas para operaciones oculares y motores diésel.

Revista Protocolo

 

Países que nos están viendo