Internacional

Jubileo de oro de Isabel II

El pasado 2 de junio, la comunidad británica en México celebró el jubileo dorado de la reina Isabel II con una elegante reunión en la Casa de Bola, en donde se ofreció una espléndida comida.

El acto fue organizado por la Fundación Amistad Británico-Mexicana para conmemorar el 50 aniversario de la ascensión al trono de la monarca inglesa en 1952.

«El último jubileo fue realizado en 1897 para la reina Victoria cuando Bretaña se encontraba en la cima de su poder, como el centro de un emporio sobre el cual nunca se ponía el sol», afirmó Robert Hickman, presidente de Amistad, después de un concierto de gaita ejecutado por Rafael Gutiérrez.

La celebración en ese entonces se llevó a cabo con mucha pompa y circunstancia, admitió, agregando que hoy día el Reino Unido domina mucho menos territorio.

No obstante, Hickman subrayó que la actual Inglaterra es considerada como la cuarta economía más grande del mundo. Asimismo, representa la segunda nación en cuanto a inversión extranjera.

«Pese a todo», señaló Hickman, «lo que más nos une con otros países de la mancomunidad son nuestros mutuos valores y compromiso con la democracia, la justicia y la libertad.»

Luego, el ministro consejero de la embajada británica, Ian Hughes, dirigió un brindis en honor de la monarca y otro por el presidente Vicente Fox.

Isabel II tomó el trono el 6 de febrero de 1952, después de la muerte de su padre el rey Jorge VI. Sin embargo, su coronación fue pospuesta hasta el 2 de junio de 1953.

En su mensaje oficial dirigido con motivo de las bodas de oro de su reinado, la reina Isabel II expresó: «me complace mucho que el cincuenta aniversario de mi ascenso ofrezca a tanta gente en nuestro país y a muchos en la Commonwealth un pretexto para celebrar y divertirse.

«Han sido cincuenta años magníficos desde todos los ángulos. Ha habido altibajos. No todos han podido beneficiarse del crecimiento, de la riqueza y la prosperidad, pero no ha sido por falta de voluntad política. Creo que podemos mirar atrás con orgullo mesurado a la historia de los últimos cincuenta años.»

Países que nos están viendo