Internacional

La precedencia diplomática

La precedencia es la parte del protocolo que establece el orden de prelación (es decir, la antelación o la preferencia con que una persona será atendida respecto de otras) o la colocación física que les corresponderá a los representantes del cuerpo diplomático en ceremonias o cualquier acto que requiera de su presencia; de acuerdo con su rango, jerarquía o cargo.

La precedencia reconoce la igualdad jurídica de todos los estados y se fija conforme al acuerdo mutuo, con normas previamente establecidas y reconocidas internacionalmente.

Existen dos tipos principales de precedencia. La precedencia por ley, la que está regulada por un reglamento, decreto o ley en particular. Y la precedencia por cortesía, la cual se aplica por cesión, aunque no le corresponda oficialmente ese orden.

Antigüedad y representatividad

Los criterios para establecer la precedencia pueden ser por antigüedad o por representatividad. El primero se puede utilizar cuando coinciden dos oficiales con el mismo rango o cuando concurran dos representantes de igual rango de dos instituciones iguales. El segundo caso se aplica cuando predomina la representación de una institución u organismo sobre el cargo de la persona.

La precedencia también se puede atribuir por varios criterios como el de asimilación, el de jurisdiccionalidad, el de responsabilidad y, finalmente, por sentido común. El criterio de asimilación se puede adjudicar en el caso de las esposas de los diplomáticos, las cuales asimilan la jerarquía o rango de sus maridos, pero sólo se usará para fines protocolarios. En el caso del hombre este criterio no se aplica, aunque a veces por cortesía en algunos actos puede ser utilizado.

La jurisdiccionalidad se aplica cuando un acto entra dentro del ámbito territorial de un cargo, en ese caso su máximo representante tendrá la precedencia. El de responsabilidad se atribuirá cuando el acto sea organizado por el responsable de una institución u organismo, la precedencia entonces la tendrá ese responsable. Finalmente, el sentido común se deberá utilizar cuando se dificulte la aplicación de los demás criterios, o en su caso cuando los actos exijan cierta flexibilidad de la aplicación de la precedencia, como pueden ser comidas o cenas más informales.

Como todo el protocolo, la precedencia debe ser flexible y no causar inconveniente alguno, ya sea a la persona o la institución que lo aplique.

Documentos internacionales

Además de actos o eventos que requieran la precedencia para la colocación física de las personas, la precedencia también se deberá utilizar para las firmas en cualquier documento internacional, como lo serán los tratados o convenciones.

Para la firma se suele utilizar dos criterios:
a) El orden alfabético de los países de acuerdo al idioma del país en donde se encuentren.
b) El criterio alternado, que está basado en el Derecho Internacional Público y consiste (sobre todo para las firmas de tratados o convenciones internacionales) en: si el país A tiene su firma a la izquierda –lugar de honor– del documento y el B a la derecha –segundo lugar de importancia– en un ejemplar, en el siguiente ejemplar el país B firmará a la izquierda y el A lo hará a la derecha.

Este criterio también se puede utilizar si una firma está encima y la otra abajo.

Eventos

Se puede hacer uso de la precedencia, para colocar físicamente a las personas en un automóvil o en una aeronave, los principios que se apliquen serán tanto para ubicarlos al interior de los transportes, así como para entrar y salir de ellos.

Los principios de colocación para un evento son varios:
1) De la derecha, es el lugar de honor y se sitúa a la derecha de la persona de la más alta jerarquía, se puede utilizar tanto para los eventos que requieran que las personas se encuentren de pie, como para aquellos que deban estar sentados.

2) El lateral, se usará en forma decreciente y se tomará como lugar de honor el extremo derecho mirando de frente al público. Este principio es ideal para ubicar la precedencia de cuatro personas.

3) El de orden lineal, éste nos indica los lugares de preferencia en los actos en que se camina. La persona de mayor jerarquía va delante y en orden decreciente hacia atrás irán el resto de las personas por orden de importancia. En los casos que se lleve un guía o una persona de la oficina de protocolo, éste se colocará a la izquierda de la persona que lleva el primer orden de la precedencia.

La precedencia está sujeta también a la costumbre del Estado en donde se aplique. Por ejemplo, en el caso de los países que tienen monarquía, el cuerpo diplomático estará ubicado inmediatamente después de los miembros de la familia reinante.

En el caso de la Gran Bretaña se le da precedencia a los embajadores sobre todas aquellas personas que no tengan categoría de altezas reales, los ministros se colocarán detrás de los duques y antes de los marqueses. En el caso de Francia se colocará a los embajadores y a los ministros detrás de los presidentes del Senado y de la Cámara de Diputados. En Estados Unidos el vicepresidente tiene precedencia ante cualquier otra figura.

El decano

Como ya lo hemos mencionado anteriormente, el cuerpo diplomático tiene un decano, quien es un jefe de misión y se nombra de acuerdo con su antigüedad (la fecha en que entrega sus cartas credenciales). Comúnmente aquellos países que mantienen relaciones diplomáticas con la Ciudad del Vaticano eligen como decano al nuncio, quien se desempeñará en tal carácter desde el día de su llegada, sin importar la presentación de sus cartas credenciales (que se denominan bulas) o la antigüedad.

Sin embargo en el caso de México, tanto la figura del decano como la precedencia se fijarán de acuerdo con la entrega de las cartas credenciales del embajador o en su caso del encargado de negocios ad interim. Actualmente el decano del cuerpo diplomático acreditado en México es el embajador de Arabia Saudita, el excelentísimo señor Hassan Talat Nazer. Para el caso de los encargados de negocios, es el señor Bachari Saleh Ahmed, representante de la República Democrática Árabe Saharahui, aunque este último es sólo para el caso de la precedencia, porque la figura del decano es para todo el cuerpo diplomático.

Para el caso de los encargados de negocios en la precedencia se colocará primero a los ad interim sean efectivos o propietarios e inmediatamente a los ad hoc.

Al decano le compete ser el portavoz del cuerpo diplomático y representarlos en aquellos actos a los que no les sea posible asistir, además de algunas funciones que ya hemos señalado en otros capítulos.

La esposa del decano tendrá la misma función con respecto de las esposas de los diplomáticos. Sólo en caso de que el decano fuera soltero, como los nuncios, entonces el papel de decana lo ocupará la esposa del jefe de misión que siguiera conforme al orden de precedencia.

La precedencia en las ceremonias a las que asista el cuerpo diplomático en conjunto se fijará de la siguiente manera:
a) El decano; b) los titulares de embajada, y c) los titulares de legaciones o misiones.
Para el caso de misiones diplomáticas que tengan el carácter de misión especial y que se encuentren en igualdad de condiciones, la precedencia se puede determinar de la siguiente manera:
1) El día y la hora de llegada.
2) El día y la hora de entrega de cartas credenciales.
3) El orden alfabético utilizado en el país.
4) El orden de precedencia de las misiones permanentes.
Dependerá del acto en el cual participen el cuerpo diplomático extranjero acreditado en México y el cuerpo diplomático nacional, la forma en como se fijará la precedencia. De igual manera para aquellos actos en donde participen figuras nacionales y extranjeras.

Países que nos están viendo