Internacional

¡México, ya llegamos! ¿Nos podemos quedar?

Sistemas nacionales de asilo necesitan fortalecerse ante aumento de personas refugiadas

Revista Protocolo

Ciudad de México, 21 de octubre de 2019.— Autoridades de 20 países del continente americano se reunieron en la Ciudad de México, bajo el auspicio de la Comisión Mexicana de Ayuda a los Refugiados (Comar) y la Agencia de la Organización de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), con el fin de compartir avances y retos en materia de fortalecimiento de los sistemas nacionales de asilo.

El aumento sin precedentes de las cifras de solicitantes de asilo en la región, sobre todo relacionado con las situaciones que atraviesan Venezuela, países del norte de Centroamérica y Nicaragua, ha llevado a los sistemas de asilo al máximo de sus capacidades.

Los países americanos poseen una larga tradición de asilo, cuentan con legislaciones sobre protección de refugiados y procedimientos de determinación individual de dicha condición que, en general, respetan los estándares internacionales y regionales pertinentes. Sin embargo, las situaciones humanitarias existentes en la región y el incremento exponencial del número de solicitudes de asilo han venido presionando los sistemas de asilo.

A la fecha, existen 13 millones de personas de interés del ACNUR en América, de las cuales 644 mil son refugiadas y 1.3 millones son solicitantes de asilo.

Ante ese panorama se realizó la Tercera Mesa Redonda de la Iniciativa de Control de Calidad del Asilo (QAI, por sus siglas en inglés), que se enfocó en contribuir al fortalecimiento de los sistemas nacionales de asilo, por medio de mejorar las capacidades de los Estados para determinar la condición de refugiado en el contexto de flujos masivos de refugiados y movimientos mixtos a gran escala.

Asimismo, sirvió como antesala del Primer Foro Mundial sobre Refugiados, que se celebrará en Ginebra, Suiza, los días 17 y 18 diciembre, un espacio de intercambio de herramientas y prácticas sobre sistemas de asilo, incluidas las modalidades de tramitación de solicitudes y procesos de registro y gestión de los casos. Además, servirá para que los participantes planteen compromisos sobre el fortalecimiento de los sistemas de asilo.

Mark Manly, representante del ACNUR en México, afirmó que el objetivo de los gobiernos y el ACNUR es asegurar que los sistemas de asilo en América sean justos y eficientes. Remarcó que “en el pasado nos enfocamos principalmente en asegurar acceso a los procedimientos de determinación y el respeto del debido proceso. Ahora, tenemos que enfocarnos también en medidas de eficiencia para poder procesar el número creciente de solicitudes de asilo que vemos en el continente”.

“Esto lo vemos claramente en México, cuando iniciamos con el proceso hace seis años, el número de personas que solicitaban la condición de refugiado rondaba las dos mil por año, hoy en día eso es lo que recibimos en una semana y por ende eso implica cambios importantes en la forma de trabajar”, expresó.

Andrés Ramírez, titular de la Comar, dijo que, ante el incremento de personas desplazadas en la región, la simplificación de procedimientos se ha convertido en una necesidad imperiosa.

En diciembre de 2014, 28 países y tres territorios de América Latina y el Caribe adoptaron la Declaración y Plan de Acción de Brasil. Así, se estableció el programa “Asilo de Calidad” con el fin de alcanzar progresivamente sistemas de asilo armonizados a escala regional, mejorar los procedimientos de elegibilidad, fortalecer la capacidad y conocimiento de las autoridades de asilo, e introducir conceptos eficientes de gestión y manejo de los procedimientos. Actualmente, diversos países de la región son parte de la QAI.

Países que nos están viendo