Internacional

“Se encierra” Angela Merkel en Auschwitz

De histórica, fue calificada la visita de la canciller alemana al histórico campo polaco de concentración y exterminio en los tiempos de la Segunda Guerra Mundial

Revista Protocolo

Ciudad de México, 10 de diciembre de 2019.— La canciller alemana Angela Merkel realizó una histórica visita al campo de concentración y exterminio alemán nazi de Auschwitz-Birkenau.

Fue su primera visita a aquel Sitio de Memoria durante los 14 años en el cargo y la tercera visita en la historia de un titular del gobierno alemán a ese lugar. Merkel estuvo acompañada por el primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki.

La visita se realizó en el décimo aniversario de la Fundación Auschwitz-Birkenau, establecida en el año 2009 con el fin de cuidar el Sitio de Memoria: área y vestigios del otrora campo de concentración y exterminio alemán nazi, que se encuentran bajo la supervisión del Museo Estatal Auschwitz-Birkenau en la ciudad de Oświęcim.

Polonia es uno de los guardianes de la memoria del Holocausto y de los millones de judíos asesinados durante la Segunda Guerra Mundial, así como del patrimonio histórico y cultural judío. Solamente en el periodo de 2017-2018, el Ministerio de Cultura y Patrimonio Nacional polaco asignó 287 millones de zlotis (moneda polaca) para estos fines.

Gracias a los esfuerzos de la diplomacia polaca, en el año 2007, el Comité del Patrimonio Mundial de la Unesco cambió el nombre internacional oficial del campo a “Auschwitz-Birkenau. Campo de concentración y exterminio alemán nazi (1940-1945)”.

En junio de 2017, la Alianza Internacional para la Memoria del Holocausto (IHRA, por sus siglas en inglés) pidió el cese del uso de los llamados códigos de memoria defectuosos como “campos polacos” o “campos de exterminio polacos” en publicaciones y discursos públicos sobre el exterminio de la población judía por parte de la Alemania nazi en los territorios polacos ocupados durante la Segunda Guerra Mundial. La organización señala y enfatiza que aquello equivale a una forma de negación y con ello, distorsiona la verdad histórica sobre el Holocausto.

Países que nos están viendo