Internacional

Segunda Cumbre Unión Europea, América Latina y el Caribe

En junio de 1999, en Río de Janeiro, Brasil, se llevó a cabo la primera reunión entre los jefes de Estado y de gobierno de América Latina y el Caribe y los de la Unión Europea, cuyo objetivo fue promover y desarrollar una asociación estratégica conformada por ambos bloques, así como desplegar un espíritu de igualdad y cooperación.

Derivada de esta reunión se estableció la Declaración de Río de Janeiro, donde se destaca la importancia que han adquirido los dos grupos regionales, buscando preservar entre ambos el avance de los procesos democráticos, la igualdad social, la apertura comercial, entre otros muchos temas.

La asociación se sustentó en el respeto pleno al derecho internacional y a los principios emanados de la Carta de las Naciones Unidas (principios de no intervención, respeto a la soberanía e igualdad entre los Estados y la autodeterminación).

Se prestó mayor atención a tres puntos estratégicos de la asociación birregional: el diálogo político, siempre basado en el respeto al derecho internacional; las relaciones económicas y financieras sólidas, bajo una liberalización comercial y con un libre flujo de capitales, y la cooperación en los ámbitos de la educación, la ciencia, la tecnología, la cultura y el desarrollo social y humano.

Asimismo, se decidió establecer un grupo birregional integrado con funcionarios de alto rango para darle seguimiento a los compromisos adoptados en la Cumbre de Río, este equipo se ha reunido ya en ocho ocasiones y la última de ellas ocurrió en Madrid, España, el 13 y 14 de mayo de 2002.

La Declaración de Madrid

El 17 de mayo se realizó la Segunda Cumbre de la Unión Europea-América Latina y el Caribe, en la ciudad de Madrid, España. Al finalizar dicha reunión, se firmó la Declaración de Madrid que promueve en los campos políticos, económicos, educativos y culturales lo siguiente:
• Procurar la adhesión universal al Estatuto de Roma, para el efectivo funcionamiento de la Corte Penal Internacional.
• Combatir al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y con pleno respeto al derecho internacional.
• Fortalecer la cooperación birregional en la lucha contra las drogas ilícitas y sus delitos conexos.
• Promover la igualdad de género y el bienestar de la población infantil de conformidad con el documento de la ONU Un mundo apropiado para los niños.
• Encontrar soluciones a los desafíos que enfrentan las pequeñas economías y los pequeños Estados insulares en desarrollo.
• Promover los flujos comerciales y de inversión para el crecimiento económico.
• Expresar la satisfacción por la conclusión del Acuerdo de Asociación entre la Unión Europea y Chile, de continuar con las negociaciones de la UE y el Mercosur, de la decisión de los Estados del Caribe, junto con los demás Estados miembros del Grupo de los Estados de África, del Caribe y del Pacífico, de iniciar formalmente las negociaciones del Acuerdo de Asociación Económica con la Unión Europea en septiembre de 2002.
• Trabajar en el Programa de Trabajo de Doha, para liberalizar el comercio y fortalecer las normas multilaterales del mismo, con el fin de plasmarlo en la Quinta Conferencia Ministerial de México.
• Trabajar conjuntamente para lograr el éxito de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible que se celebró en Johannesburgo, Sudáfrica.
• Trabajar en la ratificación universal y la entrada en vigor del Protocolo de Kyoto.
• Cumplir los compromisos adquiridos en la Conferencia Internacional sobre el Financiamiento para el Desarrollo de Monterrey, movilizando los recursos internacionales e internos que favorezcan la reducción de la pobreza.
• Promover la rápida y efectiva aplicación de la reforzada Iniciativa para los Países Pobres Altamente Endeudados, haciendo notar que algunos países en desarrollo son también acreedores.
• Rechazar todas las medidas de carácter unilateral y extraterritorial que son contrarias al derecho internacional y a las reglas de libre comercio comúnmente aceptadas.
• Crear oportunidades en ambas regiones para la educación, la cultura y el acceso al conocimiento.
• Realizar un análisis de las distintas cuestiones en materia de migración entre las dos regiones.
• Cooperar en la capacidad de respuesta ante los desastres naturales y mitigar sus consecuencias.

Cabe destacar que la Unión Europea es el segundo socio comercial en América Latina y el primer socio de Mercosur y Chile.

México y la UE

La segunda reunión del Consejo de Asociación Económica, Coordinación y Cooperación Política del Acuerdo entre la Unión Europea y México se realizó el 13 de mayo de 2002, en Bruselas, Bélgica.

La delegación mexicana estuvo representada por el secretario de Relaciones Exteriores, Jorge G. Castañeda, y el secretario de Economía, Luis Ernesto Derbez.

La delegación europea se constituyó por el ministro de Asuntos Exteriores de España, Josep Piqué, en calidad de presidente del Consejo de la Unión Europea; el alto representante de la Unión Europea para las Políticas de Seguridad Común, Javier Solana; el subsecretario de Asuntos Políticos del Ministerio de Asuntos Exteriores de Dinamarca, Michael Zilmer-Johns; el secretario de Estado para los Asuntos Europeos de Portugal, Carlos Costa Neves, y los comisionados Christopher Patten (Relaciones Exteriores) y Pascal Lamy (Comercio) de la Comisión Europea.

En esta reunión las partes examinaron los resultados obtenidos durante los 18 meses que lleva en función el Acuerdo de Asociación entre México y la UE.

Los ministros examinaron los acuerdos de cooperación regional, con particular interés en los progresos del Plan Puebla-Panamá (PPP).

Las delegaciones hicieron notar el beneficio que ha traído consigo el tratado comercial. Durante los meses de su aplicación el comercio bilateral ha aumentado 28.6 por ciento; las exportaciones mexicanas a Europa fueron 44.1 por ciento; las ventas de los europeos hacia México se expandieron 23.1 por ciento.

Asimismo, más de 5,000 compañías europeas se han establecido en México, representando el 23 por ciento de las empresas con capital extranjero en el país.
El sector privado decidió poner en práctica una iniciativa: el diálogo de negocios euro–mexicano, con el objetivo de servir como un foro estratégico que elabore políticas o recomendaciones para las autoridades, a manera de sacar el mayor provecho posible del tratado.

La siguiente reunión del Consejo de Asociación se realizará durante los primeros seis meses de 2003. Asimismo, en septiembre y octubre pasados, se llevó a cabo la segunda reunión del Comité de la Asociación, en la ciudad de México.

Conclusiones

La importancia que representa la realización de este tipo de cumbres no es poca, si se toma en consideración la influencia que tiene actualmente la Unión Europea en diversos campos.
Para América Latina y el Caribe es vital el tener un equilibrio en sus relaciones internacionales, por la gran influencia que representa Estados Unidos para nuestros países.

Además, si se incluye la posibilidad de lograr consensos entre los grupos birregionales que hagan un frente común en temas tan importantes como la extraterritorialidad de las leyes o el combate al terrorismo, resulta altamente beneficioso para los latinoamericanos y los caribeños.

Esperemos que para la Tercera Cumbre UE-ALC a realizarse México en 2004, los resultados sean mayores al igual que los avances.

Comentar

Comente

Países que nos están viendo