Internacional

Terminó la pesadilla

Los tres mexicanos que estuvieron condenados a la horca en Malasia regresaron a su natal Sinaloa, tras más de 10 años de prisión

Texto: Luis Felipe Hernández Beltrán

Tuvieron de cerca a la muerte pero el perdón les fue concedido.

El haberles presuntamente encontrado 29 kilos de metanfetaminas valuados en 15 millones de dólares en un cateo en el domicilio donde vivían en Malasia, fue motivo para que a los hermanos José Regino, Luis Alfonso y Simón González Villareal, oriundos de Sinaloa, recibieran la sentencia de horca.

Sin embargo, las intensas negociaciones entre la Secretaría de Relaciones Exteriores de México y el gobierno de Malasia, fueron suficientes para que el 18 de septiembre de 2018, el sultán del estado de Johor, Ibrahim Ismail Ibni Almarhum Sultan Iskandar Al-Haj, les otorgara el perdón a cambio de cadena perpetua.

A pesar de ello, los esfuerzos de la cancillería mexicana continuaron y a inicios de la semana pasada, la justicia malaya les dio el aviso de que quedaban libres, pues en los últimos informes no se les comprobó delito alguno.

Recientemente, los hermanos González Villareal fueron repatriados y ya se encuentran en su natal Sinaloa con sus familiares.

Sin especificar cuándo llegaron a Malasia y las razones que los llevaron a residir en ese país asiático, José Regino, Luis Alfonso y Simón, laboraron como parte del personal de limpieza en una fábrica de la localidad de Johor, Bahru, cercana a la frontera con Singapur.

Junto con un ciudadano malayo y uno singapurense, estuvieron presos acusados de narcotráfico desde 2008, cuando se les encontraron los paquetes de droga; en 2012 recibieron la sentencia de muerte… Pero por fin, terminó la pesadilla.

Comentar

Comente

Países que nos están viendo