Moisés Absalón Pastora ofreció en la CDMX un conversatorio sobre la situación política y social en Nicaragua
Internacional

Un antes y después del 18 de abril de 2018 en Nicaragua: Absalón Pastora

Una de las principales voces del FSLN ofreció un conversatorio en la CDMX sobre la situación política y social en su país

Texto: Luis Felipe Hernández Beltrán

Fotografías: Luis Felipe Hernández Beltrán y cortesía de la Embajada de Nicaragua en México

“En la Nicaragua de antes del 18 de abril y la Nicaragua después del 18 de abril, antes un modelo a seguir y ahora una resurrección que emprender”, fueron solo algunas de las reflexiones que, recientemente, ofreció el reconocido periodista nicaragüense Moisés Absalón Pastora, en un conversatorio ante poco más de 100 personas, en la Casa de Coahuila en la Ciudad de México (CDMX).

En el evento, organizado por la Embajada de Nicaragua en México, el también simpatizante del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) habló del movimiento generado en el país centroamericano ante la ola de protestas surgidas a partir del 18 de abril de 2018 con lo que inicia el movimiento de un supuesto golpe de Estado en contra del gobierno del presidente José Daniel Ortega Saavedra.

“Entre más se valora lo que teníamos antes del 18 de abril y más conocemos del daño moral y económico que el golpe contra el Estado causó al país después de esa fecha, es imposible estar ajeno a la indignación nacional de todo un pueblo que ahora está más que claro que toda la barbarie desatada no fue otra cosa que un acto aborrecible desde todo punto de vista, por no haber en su ejecución un solo argumento que lo justificara.”

En opinión del comunicador, Estados Unidos (país al que repitió cuatro veces en su discurso), al que se refirió como “el policía de la Tierra”, es el causante del movimiento; pues, dijo, vio en Daniel Ortega “un pésimo mal ejemplo pues siendo un revolucionario hizo una transformación sin par en la historia de Nicaragua que ya era fuente de inspiración para otros líderes de la izquierda latinoamericana que ya hablaban de nuestro modelo como fórmula para salir de la pobreza”.

Al señalar que la realidad que se vive en su país “es falseada hacia el exterior”, Absalón Pastora enfatizó en la disposición del gobierno sandinista para alcanzar y respetar los acuerdos que lleven a la paz y vio en el diálogo con la oposición, principalmente con el grupo de organizaciones nicaragüenses conocido como “Alianza Cívica”, la oportunidad para “encontrar mecanismos civilizados de solución en el marco de nuestra constitución y de nuestras leyes”, pero, según el ponente, “el tiempo (de la Alianza Cívica) es su más rancio enemigo porque en la medida que más avanza más desunidos y expuestos quedan porque lo único que quieren es el poder por el poder mismo para enriquecerse ellos y para empobrecer a los millones de nicaragüenses que ahora son mucho menos pobres que antes”.

El conversatorio, presidido por Juan Carlos Gutiérrez Madrigal, encargado de Negocios y Asuntos Internacionales de la Embajada de Nicaragua en México, finalizó con un debate y sesión de preguntas y respuestas entre asistentes y el invitado.

Comentar

Comente

Países que nos están viendo