Life & Style

90 por ciento de los mexicanos abandonan sus propósitos de Año Nuevo

Babbel, la aplicación para aprender idiomas, propone una guía rápida para planificar los deseos y propósitos de fin de año

Revista Protocolo

Está de sobra comentar que los mexicanos arrancamos el año con el optimismo desbordado, pero al final 90 por ciento abandona sus propósitos y no los cumple.

Según un estudio de De las Heras Demotecnia, seis de cada diez mexicanos arrancan con todo, pero conforme pasan las semanas, los retos para hacerse un chequeo médico (84 %), pasar más tiempo con la familia (81 %), hacer ejercicio (79 %), ahorrar dinero (75 %) y cambiar de empleo (15 %), decaen abrumadoramente porque, dice el Departamento de Clínicas de la Salud Mental de la UdeG, las motivaciones internas no están claras y el ritmo de vida asociado a la falta de tiempo, van consumiendo los retos.

Hoy día, gracias a la neurociencia sabemos que la formación de un hábito tarda entre 21 y 66 días, así que la constancia es clave.

Pero, ¿qué pasa cuando la constancia se topa con sus grandes enemigos, los ladrones de tiempo? Por ejemplo, un mexicano con una rutina promedio trabaja 43 horas por semana y duerme alrededor de seis horas. Pero resulta que los mexicanos pasamos entre dos y cinco horas diarias en el transporte —unos 45 días al año en el tráfico de la Ciudad de México—, y durante la jornada dedicamos aproximadamente 3.9 horas diarias a revisar las redes sociales. Con esos datos cómo no le va a faltar tiempo a una persona para encontrar el tan anhelado equilibrio de vida para trabajar, socializar y ejercer el autoaprendizaje.

Babbel, la app para aprender idiomas, analizó a algunos administradores del tiempo y consultó a expertos en didáctica para conocer en qué usan los ciudadanos su tiempo. Desde Alemania hasta Brasil, pasando por países de primer mundo como Austria, Suiza, Reino Unido, Australia, Canadá, Francia y Estados Unidos, hasta América Latina como Argentina y México, las nuevas tecnologías consumen el tiempo y a las personas les faltan horas para completar sus tareas y objetivos. Entonces, ¿cómo lo resolvemos?

Guía rápida para planificar los deseos de fin de año

El tiempo según tu personalidad
Los investigadores del aprovechamiento del tiempo Sunny Schlenger y Roberta Roesch, clasifican a las personas según la manera en que no aprovechan su tiempo, y los expertos de Babbel, proponen algunos recursos para convertir esas horas perdidas en inversión, productividad y felicidad de cumplir tus sueños personales.

El saltón: A esta persona “le gusta tener muchos asuntos entre manos y trabajar en varias tareas simultáneamente, pero constantemente salta de una cosa a otra y nunca termina ninguna”. Muy probablemente este perfil es de los adictos a las redes.

El ultraperfeccionista: “Cree que todo lo puede hacer, pero se complica tanto tratando de hacerlo todo bien, que no puede terminar a tiempo los proyectos. Aun cuando completa una tarea, no está contento con los resultados.”

El alérgico a los detalles: “Prefiere formular planes a llevarlos a la práctica; de modo que una vez que comienza un proyecto, se muestra flojo en su seguimiento”.

El indeciso: Es aquel que “todo lo deja al azar porque no es capaz de tomar decisiones y le preocupa que pueda equivocarse”.

El desidioso: “Todo lo deja para última hora, como si gozara con la angustia, y por lo general necesita presión de fuera para terminar una tarea.”

Ahora que sabes en qué categoría o categorías te encuentras, necesitas un plan:

1. Ubica a los ladrones de tu tiempo: Babbel investigó que en México las personas pasan 10.9 horas de su tiempo consultando el celular. Cifra impresionante si se compara con la hora con 40 minutos en Alemania, o las 3.4 horas en Austria. Esto significa que entre la jornada laboral, el tiempo de desplazamiento y el tiempo para dormir, hay muchas horas intermedias ocupadas por las redes y gadgets, cuando solamente en las dos a cinco horas en el tráfico se podría descargar una lección de algún idioma y dedicarle de 15 a 20 minutos diarios, tiempo en el que los encuestados dijeron haber aprendido una nueva lengua. Hablar un nuevo idioma activa el cerebro, lo mantiene saludable y ofrece un diferenciador para ganar 50 por ciento más de dinero que el resto de los competidores.

2) Encuentra el elixir de tu motivación, es decir, eso que realmente mueve a cumplir un reto. Por ejemplo, 50.65 por ciento de los encuestados reveló que su motivación para aprender un idioma es la interacción cultural; para el 37.66 por ciento lo es cambiar de empleo y mejorar sus ingresos; mientras que para el 32.47 por ciento, es por salud mental.

3) Registra tus avances y genera satisfacción: cuando no se cumplen las metas y se genera frustración, el cerebro libera cortisol, la hormona del estrés; pero cuando se cumple un reto, se libera oxitocina, la hormona de la felicidad, esto permitirá sumar acciones benéficas para el plan de crecimiento de 2019.

4) Repite para ganar constancia y generar el hábito: cuando se logre repetir la acción que llevará a la meta los anhelados 21 días, entonces hay que marcar metas grandes. Los datos de Babbel muestran claramente una fuerte coherencia entre la frecuencia y repetición de una actividad y convertirse en un usuario avanzado. Las personas que practican regularmente y repiten sistemáticamente son más exitosas que las que no lo hacen, además muchos se inscribieron en un nuevo idioma, pasando del simple conocimiento a planear viajes y los de mayor edad, a desmitificar que estudiar idiomas es para jóvenes.

Planear la estrategia 2019 es una cosa, pero aterrizarla es otra y si se libera el tiempo para llenar la vida de mucho más que tráfico, redes sociales, celular y trabajo, se encontrará plenitud y satisfacción personal y profesional.

Países que nos están viendo