Abordarán especialistas la construcción de muros entre naciones


Publicada el
Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Print this page

El conversatorio Muros entre los hombres se llevará a cabo el 26 de enero en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo

muros-nacionesLos muros que se levantan entre naciones y las consecuencias que estos provocan en la vida cotidiana de las poblaciones divididas serán los temas centrales del conversatorio Muros entre los hombres, que se llevará a cabo el jueves 26 de enero, a las 13:00 horas, en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

En la charla participarán los investigadores Silvana Rabinovich, del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM; Francisco Javier Guerrero, del Seminario de Estudios Chicanos y de Fronteras, y Alejandra Gómez Colorado, investigadora del Museo Nacional de las Culturas, quienes hablarán acerca de los muros fronterizos en México y Estados Unidos; Palestina e Israel y la República Árabe Saharaui Democrática y Marruecos.

La actividad, que forma parte del programa Museo Foro: un espacio académico para la reflexión cultural del museo, será moderada por Federico Campbell Peña, periodista especializado en temas de migración, derechos humanos y geopolítica; autor de títulos como Stop Trump! Una cronología abreviada y La carroza negra de Bush. Soldados mexicanos en Irak y Afganistán.

“Aunque los tres muros se construyen por diversas circunstancias históricas, expresan un fondo común de obstáculos a la democratización real de las múltiples regiones del planeta”, comenta la maestra Alejandra Gómez.

En cuanto al conflicto palestino, dijo que el nuevo muro fue creado en territorio de Cisjordania en 2002, por orden del ministro israelí Ariel Sharon, quien justificaba la construcción de esta barrera como una medida de protección a los posibles ataques terroristas provenientes de territorios palestinos.

Sin embargo, tras la primera guerra árabe-israelí durante 1948 y 1949, se acordó una línea límite entre ambos territorios conocida como la Línea Verde, pero actualmente el muro se encuentra construido dentro de territorio palestino, unos kilómetros al este de la línea determinada por el armisticio de 1949, como consecuencia del avance militar de Israel sobre Cisjordania.

Una de las principales vertientes del conflicto es que tanto israelíes (judíos) como palestinos (musulmanes), desde sus posturas más radicales, se asumen como únicos merecedores del territorio completo, conformado por Israel y Cisjordania; sin embargo, el gobierno de Israel ha construido el muro; este factor ha obligado a la población palestina a desplazarse, en calidad de refugiados, a un espacio geográfico menor, donde existe menos cantidad de recursos para cubrir las necesidades básicas de agua, alimento y trabajo.

“Un muro corta la vida social, económica, familiar. Las consecuencias son innumerables y vuelven casi imposible la vida… En el caso de Israel sobre territorio palestino, los puntos de control retienen a la gente impidiéndole llegar a su trabajo o al colegio, pasar sin dilaciones en casos de emergencias de salud, visitar parientes, a veces los campos de cultivo quedan del otro lado del muro y ya no pueden trabajarlos”, afirma la investigadora del MNCM.

La polémica del muro en palestina surge no solo por la invasión territorial en Palestina, sino por convertirse en un trasgresor a los derechos humanos. Su creación expone a los civiles de ambos países al fuego cruzado entre los soldados israelíes y los ataques de grupos terroristas palestinos como Hamas.

Sahara Occidental, el muro más grande y largo del mundo

En cuanto al muro en Sahara Occidental, se comenzó su construcción en 1980 por orden del rey Hassan II de Marruecos. Su creación obedece, igualmente, a una justificación de seguridad nacional, con el objetivo de detener los ataques del ejército saharaui.

Considerado el muro militarizado más grande y largo del mundo, con una extensión mayor a los 2.7 kilómetros, atraviesa de norte a sur el desierto del Sahara y colinda con las fronteras de Mauritania, vecino saharaui ubicado al este; es reconocido por su control de seguridad y caracterizado por minas enterradas en la arena, las cuales han provocado miles de víctimas civiles de todas las edades.

El espacio geográfico es disputado por el reino de Marruecos y la República Árabe Saharaui Democrática, que encabeza el Frente Polisario, movimiento creado en 1973, en busca de la reivindicación del pueblo saharaui, a quien legítimamente le pertenece el Sahara Occidental.

Durante la colonización, España dominaba Marruecos y el espacio costero del Sahara, donde habitaban los saharauis. En 1956, Marruecos se independizó y España se quedó con el territorio del Sahara; sin embargo, en 1974 la ONU promovió un protocolo de descolonización, con lo cual los españoles liberaron el Sahara Occidental de su dominio.

Este hecho fue aprovechado por Marruecos para invadir el territorio saharaui. En consecuencia, los pobladores originales partieron como refugiados al interior del desierto en torno a Tinduf, zona de campamentos y lugar donde el Frente Polisario comenzó una guerra de guerrillas para recuperar el territorio invadido.

“El patriotismo es, hoy por hoy, un privilegio de las naciones dominantes. Cuando lo practican las naciones dominadas, el patriotismo se hace sospechoso de populismo o terrorismo, o simplemente no merece la menor atención”, menciona el periodista y escritor uruguayo Eduardo Galeano en su texto Muros (2006).

México – Estados Unidos

México no se queda atrás, pues su frontera norte cuenta con un muro para frenar la inmigración de indocumentados latinoamericanos. Desde 2006, el Congreso estadounidense aprobó la construcción del muro fronterizo con México. A partir de entonces y hasta la fecha, Estados Unidos ha destinado una gran cantidad de recursos monetarios, inteligencia militar y armamentista para controlar el flujo migratorio.

“En los casos de los migrantes mexicanos y centroamericanos, las barreras a su éxodo constituyen un agravante de la precaria situación en que se encuentran, ya que estas poblaciones tratan de arribar a Estados Unidos para mejorar su situación social y económica. En caso de no hacerlo, sus estancias en los países de origen tienden a agravarse y su llegada a la nación del norte, en la medida en que cada vez es más complicada, deja de configurarse como una válvula de escape para el Estado mexicano”, comentan los especialistas.

El conversatorio Muros entre los hombres está abierto a todo el público y se efectuará el jueves 26 de enero, a las 13:00 horas, en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo, ubicado en Moneda 13, Centro Histórico, a una cuadra de la estación del metro Zócalo. Teléfono: 5542-0422 /1097/ 0165 ext. 414237 y 4142.

Revista Protocolo

 

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>