México

Créditos hipotecarios: una opción viable para la compra de inmuebles

Factores, pros y contras a tomar en cuenta para conseguir un crédito hipotecario

Revista Protocolo

La compra de una propiedad es una de las metas importantes para muchas personas, sin embargo, la falta de ahorros para realizar pagos de contado se convierte en un obstáculo.

Según datos de la Comisión Nacional para Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros, el 40 por ciento de los mexicanos no ahorra, es por ello que los créditos hipotecarios se han convertido en una de las opciones más utilizadas.

En la actualidad existen posibilidades de créditos con distintos tipos de instituciones, con variedad de montos, tasas de interés y plazos. Ya sea que la búsqueda sea para inmuebles usados, nuevos o en preventa, hay una alternativa que se puede ajustar y acercar el sueño de adquirir una propiedad sin tener que aportar de golpe dinero.

Esos productos financieros son clave para la compra de vivienda que conforme a datos proporcionados por Mercado Libre Inmuebles, el 94 por ciento de las propiedades en venta, de un universo de más de 272 mil publicadas en su plataforma, aceptan créditos hipotecarios. Es uno de los elementos que ha permitido un crecimiento de 46 por ciento en las búsquedas de 2017 a la fecha.

¿Qué tomar en cuenta al buscar un crédito hipotecario?

Entre los factores a contemplar están: un análisis de ingresos personales o familiares, años de antigüedad en el trabajo, cantidad de dinero que se tiene ahorrado para el enganche, historial crediticio y tiempo en el que se planea terminar de pagar el crédito.

Para tener una idea de los costos de las propiedades, Mercado Libre Inmuebles reporta que las nuevas están en un rango de precios aproximados que va desde 788 mil pesos hasta 290 mil pesos; mientras que para usadas va de 591 mil pesos y bordea los 20 millones de pesos en promedio en las colonias caras de la Ciudad de México, dependiendo de los años de antigüedad. Las opciones para preventa representan el 0.17 por ciento de la oferta y los precios promedios están entre los 2 millones y 5 millones de pesos.

El siguiente paso es comparar las ventajas y desventajas de las opciones que brindan instituciones financieras que ofrecen créditos hipotecarios:

-Obtener crédito en una institución bancaria:

Si el precio de la vivienda es alto, un crédito bancario es la mejor opción. Cualquier banco ofrece la posibilidad de consultar con un simulador cuál es el crédito para cada situación financiera. Las ventajas son que el préstamo puede alcanzar hasta los 20 millones de pesos, la tasa de interés es fija y el promedio es del 10.69 por ciento, según reportó en febrero de 2019 el Banco de México. Además, la mensualidad se incrementa aproximadamente 2 por ciento anual, lo que, al ser un porcentaje bajo, hace visibles los avances en el pago de la deuda. Sin embargo, para obtener un préstamo de este tipo es necesario un historial crediticio impecable y se corre el riesgo de que se eleve el monto a pagar por el Costo Anual Total que está integrado por comisiones de manejo del crédito, intereses y seguro.

-Instituciones financieras de gobierno

Si el valor total del inmueble es menor a 1 millón 600 mil pesos, instituciones como el Infonavit probablemente sean la mejor opción. El crédito se configura a partir de dos datos: sueldo y años de antigüedad laboral y cotizando en el IMSS. Las ventajas son que no se toma en cuenta el historial crediticio del solicitante, no es necesario un enganche y para amortizar deudas bancarias, se puede solicitar un crédito colaborativo entre el Infonavit y un banco. La desventaja es que la tasa de interés es de 12 por ciento, superior a la de las entidades bancarias. Además, cada año la deuda aumenta por la Unidad de Medida y Actualización; por lo que en los primeros años no será visible una reducción significativa de esa deuda.

Si algunas de estas opciones es viable, es necesario tomar en cuenta algunas recomendaciones:

-Los pagos mensuales no deben superar el 40 por ciento del salario.

-El plazo para liquidar no debe superar los 15 o 20 años por el incremento de los intereses.

-Tener más del 20 por ciento del enganche de la propiedad en ahorros.

Comentar

Comente

Países que nos están viendo