México

La Bandera Mexicana

“Saludo a la bandera de mi patria y prometo rendir fiel homenaje a la República que representa. Le ofrezco un corazón leal, una mente y un servicio consagrado tanto en la paz como en la guerra”

Por Lic. Eunice María Castillo Espinosa de los Monteros de Vernis
E-mail: sucedeque@yahoo.com

Admirando a mi Bandera

Remontémonos en el espacio tiempo: la bandera que durante el movimiento de Independencia enarboló don Miguel Hidalgo y Costilla en 1810, es considerada como la primera bandera de México, ésta era un lienzo con la imagen de la Virgen de Guadalupe.

Las fuerzas insurgentes en 1813 diseñaron otra enseña nacional, una bandera de seda blanca, bordeada por una cenefa de cuadros azules y blancos, en su centro se montó un águila posada sobre un nopal ostentando una corona imperial, alrededor del escudo una leyenda en latín que rezaba: Oculis et unguibus asqué victrix (Con los ojos y las uñas, igualmente victoriosa).

En la etapa del primer imperio en México, se decretó que las franjas del lábaro patrio debían cambiar de posición, en la franja blanca se colocó el águila solitaria, con las alas abiertas y de frente, en tanto que la cabeza se plasmó de perfil con una corona imperial; para 1823, el Congreso Constituyente decretó que el escudo presente en la bandera nacional se conformaría de acuerdo con la tradición indígena, es decir: el águila de perfil y posada sobre un nopal, devorando a la serpiente y sin la corona imperial.

Durante el imperio de Maximiliano fue colocado el escudo nacional, adoptándose en ese entonces una bandera que tenía el águila colocada bajo la corona del imperio francés; al ascender Porfirio Díaz al poder, ordenó que el águila se colocara de frente y con las alas extendidas. Nuestro escudo sería transformado nuevamente por Venustiano Carranza, quien dispuso que el águila se colocara de perfil izquierdo, conservando la concepción de los mexicas, cuando fundaron la Gran Tenochtitlan, incluyéndose un lazo tricolor que significa la unidad patriótica y ata las ramas de encino y laurel. En 1821 fue creada la bandera nacional y adoptada por el Ejército Trigarante, una vez proclamado el Plan de Iguala.

Los tres colores que entonces se adoptaron, y que han venido a formar la bandera mexicana, significaron en aquel entonces: el verde, la Independencia; el blanco, la pureza de la religión, y el rojo, la unión. La realización de esa bandera fue encomendada por Vicente Guerrero y Agustín de Iturbide.

Desde el 24 de febrero de 1937 se conmemora públicamente el día de la enseña ante el monumento del general don Vicente Guerrero, que fue el primer militar mexicano que juró ante la bandera, en el acontecimiento conocido como el abrazo de Acatempan, del 12 de marzo de 1821.

La actual bandera nacional, llamada la Cuarta Bandera Nacional, fue adoptada por decreto el 16 de septiembre de 1968 y confirmada por ley el 24 de febrero de 1984.

Nuestro lábaro patrio, tiene los lienzos verticales verde, blanco y rojo (de izquierda a derecha), sobre el lienzo blanco lleva estampado el escudo nacional.

El escudo nacional lo constituye un águila mexicana, vista con el perfil izquierdo expuesto, la parte superior de las alas en un nivel más alto que el penacho y ligeramente desplegadas en actitud de combate; con el plumaje de sustentación hacia abajo tocando la cola y las plumas de ésta en abanico natural. El águila posa su garra izquierda sobre un nopal florecido que nace en una peña que emerge de un lago, sujeta con la garra derecha y con el pico, en actitud devoradora, una serpiente curvada.

Esta imagen tiene su origen en el relato del pueblo mexica sobre la fundación Tenochtitlan, según se relata: el dios Mexitli les había prometido hacerles poderosos al establecerse en un lugar donde encontraran un águila posada en un nopal, devorando una serpiente. Este relato fue tomado para plasmar el escudo nacional, el cual fue diseñado por Francisco Eppens Helguera. El escudo nacional mexicano se adoptó por decreto el 14 de abril 1823.

Ante la bandera debe guardarse obligado respeto: niños, hombres y mujeres debemos permanecer de pie y debemos tener la cabeza descubierta. Cuando se conmemoran hechos gloriosos, la bandera se iza a toda asta y cuando se conmemora duelo nacional se iza a media asta.

En nuestra formación escolar, muchos son los pasajes en los que nos acompaña nuestra bandera, siendo uno de nuestros símbolos patrios es necesario preservar y reforzar el respeto y orgullo de nuestra identidad nacionalista.

Las nuevas generaciones a través del respeto que les inculquemos con nuestro ejemplo deben crecer con la conciencia del gran valor que nuestros símbolos representan para los mexicanos.

La cultura cívica en el ámbito escolar y familiar no sólo propicia la conservación de las tradiciones culturales, sino que fortalece los valores como el respeto, la solidaridad, el sentido de pertenencia y el amor, además contribuye a la formación de los buenos ciudadanos que nuestro país tanto necesita.

Sea hoy, Día de la Bandera, la oportunidad para reflexionar sobre su importancia, misma que tiene profundas raíces históricas, estrechamente ligadas a nuestros orígenes, su significado ha sido fuente de inspiración para los mexicanos, representa el valor y las victorias de nuestro pueblo unido ante las adversidades en diferentes etapas de la historia de México.

“Se levanta en el mástil mi bandera, como un sol entre céfiros y trinos,
muy adentro en el templo de mi veneración, oigo y siento contento latir mi corazón.
Es mi bandera, la enseña nacional, son estas notas su cántico marcial.
Desde niño sabremos venerarla, y también por su amor, ¡vivir!”…

Extracto de Toque de Bandera

Revista Protocolo

Países que nos están viendo