México

México participa en debate de la ONU

La canciller Patricia Espinosa realiza un recuento de la forma en que México asume sus obligaciones globales y reitera la promoción y protección de los derechos humanos

mexico-participa-portada
Patricia Espinosa Cantellano, secretria de Relaciones Exteriores de México. Foto: Marco Castro para la ONU

La secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa Cantellano, intervino el 28 de septiembre en nombre del gobierno de México en el Debate General del 64 Periodo de Sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas.

La embajadora Espinosa hizo un recuento de los temas de actualidad de la agenda multilateral de México en los que destacó el tema del desarrollo humano sustentable en todos ellos como el objetivo primordial que México busca al asumir sus responsabilidades globales.

Reiteró lo señalado por el presidente Felipe Calderón en la Reunión Cumbre del Consejo de Seguridad del pasado 24 de septiembre, en la que México afirmó que “la proliferación nuclear y el muy insuficiente acceso legal a los usos pacíficos de la energía atómica, demandan un compromiso renovado en favor del desarme y del fortalecimiento del régimen de no proliferación”.

Asimismo, hizo suyo el enérgico llamado de la sociedad civil global —realizado en la 62 Conferencia Anual del Departamento de Información Pública y Organizaciones No Gubernamentales, celebrada en México— para que los gobiernos de todo el mundo asuman sus responsabilidades a fin de alcanzar la meta de un mundo libre de armas nucleares.

Al referirse a la promoción y protección de los derechos humanos, la canciller Espinosa recordó que se trata de “una obligación irrenunciable de todos los gobiernos y un imperativo ético universal”. Destacó que los avances registrados en este campo en el ámbito nacional han sido posibles gracias a la completa vinculación de México con el sistema internacional de promoción y protección de los derechos humanos, al que consideró una herramienta invaluable para impulsar mejoras estructurales internas.

Respecto a la pandemia del virus de la influenza A H1N1, la canciller recordó que en los momentos en que detectó el brote en México la Organización Mundial de la Salud (OMS) apoyó de manera ejemplar la respuesta mexicana, a la cual calificó de “oportuna, enérgica y responsable”.

La canciller Espinosa afirmó que la erradicación de la pobreza sigue siendo la prioridad para México. Destacó que debemos hacer los cambios estructurales necesarios para reducir la desigualdad y alcanzar una prosperidad compartida.

En materia ambiental, refrendó el compromiso de México frente a la amenaza que supone el cambio climático, “amenaza a la que todos contribuimos y frente a la que todos, sin excepción, tenemos una responsabilidad”. Se refirió al Fondo Verde, propuesta que México ha venido promoviendo en las negociaciones preparatorias de la Conferencia de Copenhague, la cual consiste en un innovador esquema de financiamiento que premie los esfuerzos de aquellos Estados que adopten políticas orientadas a reducir los niveles de emisiones de gases de efecto invernadero, sin que deban poner en riesgo sus metas de desarrollo. El Fondo Verde responde plenamente al principio de las responsabilidades comunes, pero diferenciadas. No es un mecanismo financiero más que obedezca a criterios convencionales.

Respecto de las negociaciones para alcanzar una reforma integral del Consejo de Seguridad, México se pronunció a favor de que las negociaciones que actualmente se llevan a cabo, continúen con objeto de lograr fórmulas que permitan incrementar la representatividad del Consejo y se traduzcan en una mejor rendición de cuentas. La canciller fue contundente al pronunciarse en contra de la creación de asientos adicionales para miembros permanentes en el Consejo de Seguridad, señalando que “es absurdo querer que las instituciones sean estáticas en un mundo que no lo es”.

La intervención de México concluyó refiriéndose a la crisis en Honduras. La secretaria Patricia Espinosa afirmó que México se congratula por el rechazo unánime de la comunidad internacional frente a la interrupción por la fuerza del orden constitucional en Honduras y la deposición del presidente José Manuel Zelaya.

Destacó que México junto con los demás países del hemisferio ha actuado dentro de los mecanismos regionales incluyendo el Grupo de Río que preside, para conseguir la restitución del presidente Zelaya en su cargo y la reanudación del orden democrático, con base en la iniciativa del presidente Oscar Arias de Costa Rica.

Finalmente, México formuló un enérgico llamamiento a las autoridades de facto para que continúe el diálogo con la comisión establecida en el marco de la Organización de los Estados Americanos y se abstengan de cualquier acto que ponga en peligro la inviolabilidad de la sede diplomática de Brasil, donde se encuentra el presidente Zelaya, y se respeten su integridad física y la de sus acompañantes.

Revista Protocolo

Países que nos están viendo