México

Ser mamá en la era industrial

“Ser mamá con un rol profesional es algo de convicción, si se puede balancear ambos roles de tu vida y entender que cada parte tiene su lugar y tiempo sin descuidarlo”: experta

Revista Protocolo

Con el paso del tiempo y cambio generacional, la tendencia entre mujeres va hacia aplazar la maternidad, pues aspectos como desarrollo profesional y ser parte de la fuerza laboral se ven dentro de las prioridades.

Con datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) 2017, el 73.3 por ciento de los 48 millones de mujeres de 15 años y más, han sido madres y aproximadamente siete de cada diez están casadas o viven en unión libre, una quinta parte es viuda, separada o divorciada y tan solo el 9.6 por ciento son madres solteras.

El hecho de que una mujer decida ser madre, no es sinónimo de que su productividad en el mundo de los negocios bajará, comentó Paulina Vargas, coordinadora de la licenciatura en administración de empresas, en el Centro de Estudios Tecnológicos y Sociales (Cetys) Universidad campus Mexicali, Baja California, pues es una oportunidad de replantear los diferentes roles en los que se desempeña como parte de una sociedad y el mercado laboral.

En México, aún hay mucho por hacer en cuanto a apoyos a las madres trabajadoras, desde un cambio de mentalidad, hasta diferentes modelos de trabajo, como el home office, jornadas cortas, esquema de descanso médico, equidad de salario, entre otros.

“Se requiere un cambio cultural, pero también una perspectiva diferente de ver el mundo laboral, voltear a esquemas de trabajos desde casa, que permitan que la mujer pueda balancear sus labores como empleada y madre, desde el mismo lugar, lo que al final del día impactará en la productividad de la empresa, pues al tener empleados felices las utilidades también lo reflejan”, reflexionó la coordinadora.

La decisión de ser madre es un aspecto que corresponde a cada mujer, enfatizó Paulina, esto depende de su situación de vida y la manera en la que opte por vivir la maternidad, pues quienes buscan tener hijos a la par de realizarse profesionalmente, pueden aliarse de una red de apoyo conformada por familiares y personas cercanas, ya que el trabajo en equipo es clave.

Vargas explicó que aspectos culturales como la manera de pensar entre generaciones y estilos de maternidad están cambiando conforme la entrada de la mujer a los negocios toma fuerza.

Por ejemplo, según el Banco Mundial, en Latinoamérica el papel de las madres ha tenido un impacto significativo en la composición y manutención de los hogares: mientras en la década de 1960 dos de cada diez mujeres trabajaban o buscaban trabajo activamente, esa cifra en la actualidad se ha triplicado.

Además, la académica de Cetys dijo que el 14.1 por ciento de las madres trabajadoras perciben el salario mínimo diario, lo que representa que una de cada cuatro mamás aporta esa cantidad al sostenimiento de su familia.

“Ser mamá con un rol profesional es algo de convicción, si se puede balancear ambos roles de tu vida y entender que cada parte tiene su lugar y tiempo sin descuidarlo”, concluyó la académica.

El papel de la mujer como parte del mercado laboral, ha crecido de manera exponencial desde la primera participación de estas durante la Segunda Guerra Mundial, en distintas latitudes como Europa donde es el 79 por ciento de la fuerza laboral y en los países nórdicos casi el 100 por ciento, mientras que en América Latina está en casi un 70 por ciento.

Comentar

Comente

Países que nos están viendo