Opinión de:

Celso se va a Idaho

El ex gobernador de Nayarit fue designado por el presidente Peña Nieto como titular en el Consulado de México en la ciudad de Boise, Idaho

Por María-Eugenia Espriu de Delgado

Celso se va a IdahoLa Embajada de los Estados Unidos de América le ha concedido la visa A1 en su pasaporte diplomático y el 1 de junio del presente año, si Dios no dispone otra cosa, tomará posesión de su cargo como titular en el Consulado de México en la ciudad de Boise, Idaho, con circunscripción en los estados de Montana, Oregón, Nevada y Wisconsin, acompañado de su señora esposa. Será así como nuevamente el ex embajador y ex gobernador de Nayarit Celso Humberto Delgado se incorpore a la actividad oficial.

El presidente de México Enrique Peña Nieto lo ha distinguido con el nombramiento al país vecino y él lo recibe con un firme decoro. Al hacerlo, el primer mandatario no únicamente lo elige y le da una gran atención a este hombre probo y capaz, sino que le brinda una muestra de confianza, amistad y cariño.

Dentro de la coyuntura que se presenta en México, en un marco de transformación y cambios políticos, decide nombrar a este destacado mexicano nayarita, que además de haber alcanzado muchos logros políticos y diplomáticos, tuvo la visión de fundar el más próspero municipio de Nayarit y el segundo en importancia turística de nuestro país conocido como Bahía de Banderas.

Por supuesto que es una gran responsabilidad ser seleccionado de entre 120 millones de mexicanos como enviado diplomático consular a ese país vecino, del que somos el tercer socio comercial.

Ser representante de México ante esa potencia mundial en la que están acreditados 52 cónsules mexicanos es un verdadero honor. Con este cargo, que recibe con firme decoro, dará protección y apoyo a las familias de paisanos radicadas en aquella región haciéndose así digno del nombramiento.

Esta ha sido una noticia muy bien recibida; muchos nayaritas se sienten orgullosos. Los amigos han mostrado su beneplácito y manifestado sus sentimientos de satisfacción pues con esta designación, se consideran y se perciben tomados en cuenta.

Cabe mencionar que el licenciado Delgado hizo una pausa en su vida durante el tiempo que su salud se vio mermada y durante la cual pidió a Dios se la devolviera plenamente para servir. El Señor se la concedió y hoy retoma el camino del servicio para realizar sus sueños que ofrece con cariño a la patria.

Al nombrarlo hace 44 años embajador de México en Egipto y Argelia, el entonces presidente Luis Echeverría Álvarez le regaló dos alas que vuelve a agitar y allá va con su noble “alma de acero y columna de titanio”, como lo calificó el presidente del PRI César Camacho después de la intervención del neurocirujano doctor Díaz Gerard. Lleva en su vuelo a una parte de sus seres más cercanos y amados así como a su queridísimo secretario espiritual profesor Nacho Rosas; va con los firmes deseos de trabajar y seguir trabajando por y para su gente: los mexicanos.

Hombre de Estado, orador alumno del maestro José Muñoz Cota, cuyo paso por las cámaras legislativas fue notable —recordemos su célebre respuesta parlamentaria al segundo informe del presidente Echeverría en 1972— y su memorable tránsito como embajador de México en Argentina (1973-75) donde además de fortalecer las relaciones políticas, económicas, culturales y comerciales en los tiempos del presidente Perón, brindó asilo y refugio diplomático a los perseguidos dirigentes obreros, universitarios, intelectuales y políticos cuando fue necesario.

Mexicano recordado con afecto por la generación del Granma en Cuba a donde acudió, en 1975-77, también como embajador de México y junto con su esposa e hijos fortalecieron una relación de hermandad y solidaridad que se recuerda con cariño.

Político que después de cumplir su periodo como gobernador, trabajó fecundamente como cónsul general en Montreal y Quebec, Canadá, desde el Referéndum, la firma del Tratado de Libre Comercio Estados Unidos-Canadá-México, hasta 1998 en que alcanzó el decanato consular en las provincias de Quebec, Terranova, Nueva Escocia, Isla del Príncipe Eduardo y Nuevo Brunswick de Canadá.

Diecisiete años después de ocupar los más destacados cargos de dirigente partidario del Comité Nacional del PRI: Presidente del Consejo Político Nacional, secretario técnico del Consejo, presidente de la Comisión Coordinadora de Convenciones, presidente de la Defensoría de los Derechos de los Militantes, presidente del Consejo Técnico de Política Internacional, secretario de Asuntos Internacionales, secretario general de la Confederación Nacional Campesina (CNC) y secretario técnico de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (Copppal), este hombre a los 72 años, al igual que el gobernador de Idaho, C. L. Butch Otter, que también tiene cuatro hijos y siete nietos, llegará a Boise con una clásica y similar familia mexicana.

Durante su vida ha colectado éxitos que ha ofrecido con cariño a los demás. Este nombramiento lo revitaliza y dignifica.

Las instituciones en muchas ocasiones olvidan a sus adultos mayores y todo lo que éstos hicieron por ellas.

Como fundadora del Club de la Tercera Edad en Nayarit, me siento profundamente agradecida con el presidente de nuestra República y le felicito por saber reconocer a hombres como Celso: capaces, íntegros, limpios, e hijo de Juárez como lo llama una amiga cubana; con ello, ha demostrado su sensibilidad para reconocer y tomar en cuenta la inteligencia y la rectitud, la nobleza, perseverancia, lealtad a sus principios y a su partido en tiempos de adversidad. Y no desperdicia la experiencia de hombres que aún pueden servir. ¡Gracias, señor presidente!

Revista Protocolo

Comentar

Comente

Países que nos están viendo